El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió el miércoles que el mundo está en crisis y exhortó a los gobernantes del mundo a tomar medidas para salvar el planeta, impedir que estallen conflictos y apoyar los procesos democráticos en países del Medio Oriente y el norte de Africa.

En su discurso anual a los jefes de estado o gobierno de los 193 países miembros, el titular de la Asamblea General destacó su "preocupación especial" por Siria, acusó al gobierno del presidente Bashar Assad de incumplir sus promesas de reforma y exigió que ponga fin inmediato a seis meses de violencia.

En esta reunión de ministros de la Asamblea General, los reflectores estarán enfocados en la solicitud palestina de ingreso a la ONU como miembro de pleno derecho.

Ban dijo que los palestinos merecen un estado, Israel necesita seguridad y es necesario sacar las negociaciones del estancamiento. Prometió que la ONU no cejará en sus esfuerzos "para lograr esa paz por medio de un acuerdo negociado".

Pero su discurso se centró en lo que los líderes mundiales pueden hacer en vista de la crisis económica global que, según dijo, "sigue conmoviendo negocios, gobiernos y familias en el mundo", agravando el desempleo, aumentando la desigualdad social y dejando a innumerables personas "viviendo con temor".

"¿Cómo podemos ayudar a nuestros pueblos a hallar una mayor paz, prosperidad y justicia en un mundo de crisis?", se preguntó.

Para responder a ese desafío, el titular de la ONU instó a los líderes mundiales a tomar medidas para salvar el planeta por medio de un acuerdo obligatorio para hacer frente al cambio climático y acelerar el crecimiento económico a fin de sacar a la gente de la pobreza.

También reclamó misiones mediadoras políticas para tratar de impedir conflictos costosos.

Este año, las fuerzas pacificadoras de la ONU fueron sometidas a una dura prueba en Costa de Marfil cuando la organización mundial "se mantuvo firme en apoyo de la democracia y los derechos humanos", afirmó.

Y al exhortar apoyo a las naciones que pasan de regímenes autoritarios a democracias, Ban dijo que los notables acontecimientos de este año en el Oriente Medio y el norte de Africa "fueron una inspiración".

"Ayudemos a que la primavera árabe sea una verdadera temporada de esperanza para todos", sentenció.

El presidente de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, de Qatar, dio la bienvenida a Sudán del Sur como nuevo miembro de la ONU.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que fue elegida en octubre, hizo su primera aparición y fue la primera mujer en los 66 años de vida de la ONU en ser la primera oradora en el debate general.

Rousseff dijo que compartía "esta emoción", con la mitad de los habitantes del planeta. "Este será el siglo de las mujeres", afirmó.