El Consejo Europeo de Riesgo Sistémico (ESRB por sus siglas en inglés) alertó hoy de que "han aumentado considerablemente los riesgos para la estabilidad del sistema financiero de la Unión Europea" desde su anterior reunión, a finales de junio.

Tras una reunión en su sede en Fráncfort (Alemania), el consejo general de este organismo de vigilancia dijo que las principales amenazas provienen de los posibles efectos adversos entre los riesgos de la deuda soberana, la vulnerabilidad de financiación dentro del sector bancario de la UE y el debilitamiento de las perspectivas económicas tanto globales como a nivel de la UE.

El ESRB, que es un nuevo organismo para vigilar el sistema financiero en Europa y fue creado para evitar nuevas crisis financieras, mantuvo hoy su tercera reunión regular y consideró que la situación se ha agravado porque se han secado los mercados de financiación para los bancos y porque los bancos europeos tienen dificultades para lograr financiación en dólares.

En los últimos meses, la tensión soberana se ha desplazado de economías más pequeñas a algunas de los mayores países de la UE.

Son evidentes los signos de tensión en muchos mercados europeos de bonos públicos, mientras la elevada volatilidad en los mercados de valores indica que las tensiones se han extendido por los mercados de capital por todo el mundo, dijo el ESRB.

Ante esta situación, los principales bancos centrales del mundo decidieron varias operaciones coordinadas para proporcionar liquidez en dólares con vencimientos más largos y garantizar que los bancos comerciales tienen suficientes dólares hasta finales de año.

La fuerte interconexión en el sistema financiero de la UE ha conducido a un creciente riesgo de "contagio".

El ESRB insta a los gobiernos europeos a "implementar rápida y completamente" las medidas acordadas el pasado 21 de julio por los jefes de Estado y de Gobierno de la zona del euro.

Asimismo, todos los países deben adoptar políticas fiscales sostenibles y medidas estructurales que impulsen el crecimiento.