Turquía presentó una solución radical para eliminar el problema de la violencia en las gradas en los partidos de fútbol: prohibir la entrada de hombres y sólo permitir a mujeres y niños en el público.

El nuevo reglamento aprobado por la federación turca de fútbol sólo permite la entrada gratuita de mujeres y niños menores de 12 años a los estadios de los equipos que hayan sido sancionados por el mal comportamiento de sus hinchas.

El martes, Fenerbahce regaló unos 27.000 boletos a mujeres y niños para el encuentro frente a Manisaspor en Estambul.

Fenerbahce fue sancionado en julio con dos partidos a puertas cerradas después que sus hinchas invadieron la cancha durante un amistoso contra el equipo ucraniano Shakhtar Donetsk.

La federación cambió su reglamento esta semana para permitir la entrada de mujeres y niños.