El Villarreal necesitaba desesperadamente un triunfo ante su afición, y la cuarta fecha de la liga española fue finalmente benévola con el "Submarino amarillo".

La visita del Mallorca, equipo desquiciado en el campo y en los despachos por problemas internos, fue aprovechada por el Villarreal para anotarse su primera victoria del campeonato, por 2-0, y escalar puestos en la clasificación, sobrepasando por un punto a los bermellones, que siguen con tres.

En otros partidos del martes, el visitante Sevilla empató 0-0 con un motivado Osasuna, después que el conjunto navarro fue humillado por 8-0 por el Barcelona la fecha anterior.

Simultáneamente, la Real Sociedad batió en casa al Granada por 1-0 y ya suma siete unidades en el campeonato, una menos que Sevilla.

El Villarreal saltó enchufado al césped del Madrigal y sumó dos ocasiones claras en los primeros dos minutos, por vía de Nilmar tras un fallo del argentino Fernando Tissone y Giuseppe Rossi en jugada personal.

Ante un desconcertado Mallorca, los locales intensificaron la presión adelantada y pusieron en aprietos a la zaga bermellona, que hacía aguas especialmente por el flanco izquierdo. Allí empezó a reflotar el "Submarino amarillo" gracias a las incursiones del lateral José Catalá, quien sirvió a Rossi a los 8 para que este batiera a Didi Aouate en su media salida.

La reanudación fue un calco del inicio del choque, con un bello gol de Nilmar a los 52. El brasileño rompió por el medio, recibió un preciso pase de Borja Valero, y dribló con temple al meta antes de marcar a puerta vacía.

"Ya era la hora de ganar. Hemos tenido un inicio complicado y ahora tenemos que volver a la senda de jugar bien al fútbol", comentó tras el cotejo el presidente del Villarreal, Fernando Roig. "Hemos hecho cambios en el equipo por la economía pero hemos fichado muy buenos jugadores como Cristian Zapata, Javier Camuñas y Jonathan De Guzmán".

Sin Fredéric Kanouté en el once titular, el Sevilla no se encontró a gusto en Pamplona, y fue Osasuna quien anduvo más cerca de abrir el marcador con una dinámica primera mitad, hasta que Alvaro Negredo y Jesús Navas manufacturaron las mejores ocasiones del cuadro andaluz antes del descanso.

Los sevillanos mejoraron en la reanudación y Navas estuvo a punto de abrir la cuenta de un potente derechazo a los 56, pero Osasuna siguió empujando con una clarísima ocasión de Juan "Nino" Martínez y aún tuvo tiempo de reclamar un penal por mano de Diego Perotti que el árbitro no señaló.

El técnico "rojillo", José Luis Mendilibar, no quiso polemizar con la jugada: "Los árbitros a veces te dan y a veces te quitan. Ha habido una jugada clara de mano, que la hemos visto desde el banquillo. Si no lo ha pitado es que no lo ha visto".

En San Sebastián, el recién ascendido Granada se dio cuenta de lo vertiginosa que puede ser la primera división, ya que sólo tres días después de sumar sus primeros puntos al vencer al Villarreal, cayó en casa de la Real Sociedad.

El mexicano Carlos Vela recuperó la titularidad en el conjunto donostiarra tras dos jornadas sin formar en el once y, con Asier Illarramendi moviendo el timón blanquiazul, la Real controló el partido ante un Granada timorato, donde Ikechukwu Uche naufragó en la punta de ataque.

El lateral derecho Daniel Estrada anotó el tanto de la victoria a los 64, mediante un centro con efecto desde fuera del área que sorprendió al portero al meterse al arco. Allan Nyom aún pudo nivelar para el Granada en los descuentos, pero su disparo a boca de gol se fue alto.

El técnico "txuri-urdin", Phillpe Montanier se declaró "muy contento por el resultado".

"Dije que iba a ser un encuentro muy difícil y se ha cumplido. El Granada ha sido un buen equipo, bien organizado, que ha salido con peligrosidad a la contra", dijo. "Hubiera sido mejor resolver el partido antes porque el 1-0 tenía mucho riesgo y, de hecho, al final hemos pasado nervios".

El miércoles saltan al ruedo 10 equipos, entre ellos los dos grandes, Real Madrid y Barcelona. El partido estrella es, sin duda, el Valencia-Barsa que se jugará en Mestalla, donde los blaugrana intentarán arrebatarles el liderato a los locales. Roberto Soldado y Lionel Messi, los dos máximos cañoneros del campeonato con cinco tantos cada uno, se retarán sobre el terreno de juego.

El Madrid jugará antes que el Barsa, en Santander, con la misión de olvidar cuanto antes la derrota contra el Levante en la fecha anterior. Pepe y Fabio Coentrao son baja por lesión en el cuadro blanco. La jornada la completan los emparejamientos Atlético-Sporting, Málaga-Athletic y Rayo Vallecano-Levante.

El jueves, Espanyol-Getafe y Betis Zaragoza cerrarán la quinta fecha del programa, pero cuarta efectiva tras la suspensión de la primera jornada por una huelga.