La tenista estadounidense Serena Williams ha sido nombrada hoy Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, donde colabora desde el año 2006, cuando hizo su primera visita a Ghana para conocer la mayor campaña de salud realizada en ese país.

La tenista dará imagen y apoyo a iniciativas como "Escuelas para África" y "Escuelas para Asia", que se lanzarán próximamente, y cuyo objetivo es dar una educación de calidad a los niños más vulnerables.

"Creo que todos los niños se merecen la oportunidad de hacer algo en sus vidas", ha dicho Williams, que está comprometida para "ayudar a UNICEF a proporcionar una educación de calidad a los niños y ayudarles a construir un futuro más brillante para sí mismos, sus familias y sus comunidades".

El director ejecutivo del organismo, Anthony Lake, ha dado la bienvenida a la tenista a la "familia UNICEF" durante la segunda Cumbre Anual sobre el Bienestar Social que se celebra en Nueva York.

"Serena Williams no es sólo una campeona mundial de tenis, sino una campeona para los niños, además de una apasionada defensora de que cada niño tenga educación de calidad", ha manifestado Lake.

"Estamos encantados de que Serena se una a nosotros como Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF y esperamos trabajar juntos por el bien de los niños", ha añadido.