La liberación de Libia representa un modelo de cómo debe actuar la comunidad internacional en el siglo XXI, afirmó hoy el presidente de EE.UU., Barack Obama, que agregó que se abre" un nuevo capítulo" en la historia de ese país.

En un discurso que pronunciará hoy en una reunión de alto nivel en la sede de la ONU para tratar sobre el futuro de Libia, y divulgado con antelación por la Casa Blanca, Obama indica que la liberación de Libia "representa lo que podemos lograr cuando actuamos unidos".

La intervención internacional en aquel país, agregó, "muestra cómo la comunidad internacional debería funcionar en el siglo XXI: más países que acarreen la responsabilidad y los costes de hacer frente a los desafíos globales".

La resolución de la ONU que establecía un mandato para proteger a los civiles en Libia, que permitió a su vez la intervención militar aliada, "fue lo correcto", indica Obama, en referencia a las críticas que suscitó en su momento aquella decisión.

El mandatario estadounidense, que participará en la reunión tras reunirse hoy con el líder del Consejo Nacional de Transición libio, Mustafá Abdul Jalil, explica que pese al triunfo militar de los rebeldes aún queda mucho por hacer y si el régimen del dictador Muamar el Gadafi ha caído, sus fuerzas aún mantienen algunos enclaves.

Aún quedan "días difíciles por delante" pero "al igual que el mundo les apoyó en su lucha por la liberación, les apoyaremos en su lucha para lograr la paz y la prosperidad que la libertad puede traer", subraya.

Así, indica, la misión de la OTAN continuará "en tanto el pueblo libio continúe amenazado" y la ONU participará en la ayuda humanitaria.

Según anuncia Obama, el nuevo embajador de EE.UU. ante Trípoli se encuentra ya en camino para reabrir la legación que quedó cerrada al comienzo de la insurrección.

Será necesaria también una "transición democrática pacífica, inclusiva y justa", en la que se establezcan partidos políticos, una Constitución que sostenga el Estado de Derecho, una sociedad civil fuerte y unas elecciones libres e imparciales por primera vez en la historia del país.

EE.UU. y la comunidad internacional cooperarán también para lograr la prosperidad libia y, tras levantar las sanciones impuestas al régimen de Gadafi, EE.UU. establecerá "nuevas alianzas para lograr el potencial" económico del país, promete.

"Al pueblo de Libia: ésta es su oportunidad. Y lo que el mundo dice hoy, en una voz inconfundible es que les apoyaremos en su aprovechamiento de este momento de promesas. Les apoyaremos en su búsqueda de la libertad, la dignidad y la oportunidad que se merecen", concluye.