La ministra de Producción, Empleo y Competitividad de Ecuador, Nathalie Cely, confió hoy en que al final "prime la justicia" en la batalla legal que mantienen desde hace años la petrolera Chevron y comunidades indígenas de su país por un caso de contaminación en la Amazonía ecuatoriana.

"Confiamos en las instituciones jurídicas de EE.UU. y esperamos que el juicio tenga un final donde prime la justicia", afirmó hoy a Efe la ministra, quien se encontraba en Nueva York cuando un tribunal de apelaciones anuló este lunes el fallo de un juez que bloqueó en febrero la millonaria indemnización impuesta a Chevron en Ecuador.

Cely añadió que el Gobierno de Rafael Correa se mantiene a la espera del desenlace del conflicto que se está dirimiendo en los tribunales en EE.UU., porque, según recordó, no es un juicio entre la petrolera estadounidense y las autoridades ecuatorianas, sino un proceso judicial "entre privados".

En marzo pasado el juez Lewis Kaplan bloqueó temporalmente la aplicación de la sentencia que exigía a Chevron el pago de 18.000 millones de dólares por contaminación medioambiental, una decisión recurrida por los demandantes, que lograron el lunes que el Tribunal Federal de Apelaciones del Segundo Circuito lo anulara.

Por su parte, la petrolera destacó en un comunicado remitido a Efe que el tribunal rechazó la solicitud de los demandantes de recusar al juez y aunque dejó sin efecto la medida cautelar que bloqueaba la indemnización, confirmó su petición para que emita "un fallo definitivo de que la sentencia ecuatoriana es inaplicable".

La querella de Chevron por violación de la ley federal en EE.UU. "continúa", añadió la multinacional, que reiteró sus acusaciones contra los demandantes por realizar "pagos fraudulentos" a un funcionario del tribunal ecuatoriano y "falsificar" reportes de los peritos con información "fraudulenta".

La portavoz de los demandantes indicó a Efe, tras conocer el fallo del tribunal, que en el mismo se reitera que Chevron "abusó de las leyes" e instó a la petrolera a que cumpla con sus responsabilidades fiduciarias, legales y morales y "limpie la contaminación que dejó a su paso en la Amazonía ecuatoriana".

Cely, designada nueva embajadora en Washington el pasado 3 de septiembre, está a la espera de recibir el plácet del Departamento de Estado, que pondrá fin a meses de tensiones a raíz de una disputa por un cable diplomático sobre la presunta corrupción en la Policía ecuatoriana divulgado por la web WikiLeaks.

La ministra evitó hacer declaraciones en torno al debate sobre la reforma migratoria en EE.UU., pero recordó la posición inequívoca de las autoridades ecuatorianas al respecto.

"Si queremos ir a un mundo de mayor movilidad de bienes y servicios, no podemos criminalizar la inmigración", indicó Cely a Efe.

La responsable de la cartera de Producción se encuentra de visita en Nueva York para mantener encuentros con empresarios y fondos de inversión interesados en sectores como manufactura agrícola, energía y biocombustible e infraestructuras, ya que en los últimos meses han detectado un "inusual interés" por Ecuador.

"Los inversores buscan diversificar sus riesgos y Ecuador tiene una economía que ha crecido más del 4,5 % en los últimos diez años", indicó la ministra, quien subrayó que los principales atractivos que ofrece su país es un mercado interno con una demanda creciente, bajos costes de logística y gran potencial para exportar.