Los palestinos levantaron hoy un sillón gigante en la plaza de Al Manara, en Ramala, para reclamar al mundo que apoye su entrada como nuevo miembro de las Naciones Unidas, que solicitará oficialmente el presidente Mahmud Abás el próximo viernes.

"Este sillón simboliza el apoyo del pueblo palestino a la iniciativa del presidente Abás para pedir su plena adhesión en la ONU, un derecho que merecen los palestinos", declaró en la inauguración de la instalación Ayman Shteih, funcionario de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

En una ceremonia a la que acudieron decenas de personas, Shteih aseguró que ser reconocidos como estado por la comunidad internacional "es un sueño de todos los palestinos, que esperamos ver cumplido pronto".

El sillón, de color azul y blanco a imitación de las butacas de los representantes de cada país en la Asamblea General de la organización en Nueva York, mide seis metros y medio de alto y tres y medio de ancho y es de aluminio.

Su instalación forma parte de la iniciativa que ha hecho recorrer otros dos sillones similares pero a escala real por todo el mundo para buscar apoyos sobre la necesidad de aceptar a Palestina como miembro de la ONU.

El presidente Abás se encuentra en Nueva York, donde presentará su reclamación en un discurso ante la Asamblea el viernes, poco después de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, haga su propio alegato en el que se espera que critique con dureza la pretensión palestina, que el Estado judío considera unilateral y dañina para el paralizado proceso de paz.