El crecimiento de las economías de América Latina y el Caribe perderá velocidad para ubicarse este año en 4,5% y 4% el año próximo, aunque seguirá mostrando un vigor que contrasta con el pobre desempeño de Estados Unidos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó en su Pronóstico Económico Mundial difundido el martes que el crecimiento latinoamericano se moderará por la disminución en el costo de las materias primas que varios países sudamericanos han exportado durante los últimos años a China, lo que les permitirá crecer por encima de 6%.

Argentina encabeza los pronósticos para este año con 8,0%, seguido de Chile con 6,5%, Paraguay con 6,4%, Perú con 6,2% y Uruguay con 6%.

La economía brasileña ya comenzó a moderar su expansión debido a una disminución en el crédito interno, por lo que registrará un aumento de 3,8% este año respecto del 7,5% logrado en 2010.

En el otro extremo, Estados Unidos muestra el pronóstico de crecimiento más bajo del continente para 2011 con 1,5%, aquejado por el desempleo y la abultada deuda pública. El FMI ajustó así a la baja el pronóstico para Estados Unidos, que en junio era de 2,5% para 2011 y 2,7% para 2012.

"Gran parte de la región se ha beneficiado de un sólido comercio y condiciones favorables de financiamiento externo", señaló el informe. "El pronóstico es sólido todavía, aunque riesgos a la baja han cobrado relieve y los precios de las materias primas brindarán menos auge en el futuro", agregó.

El reporte recomienda una mayor restricción monetaria en países como Argentina, Paraguay y Venezuela, "donde el recalentamiento luce más inminente".

El director de investigación del FMI, Olivier Blanchard, dijo en conferencia de prensa que durante la reunión anterior del FMI celebrada en abril "varias economías estaban muy cerca del sobrecalentamiento y algunas todavía lo están. Hasta ahora, en varios países un ajuste de la política monetaria era lo correcto".

Agregó que "estamos en un entorno que cambia muy rápido. Los países necesitan estar listos para cambiar el rumbo y adoptar una política monetaria más relajada, dependiendo de las condiciones de cada país. Es claro que, en general, probablemente veremos un movimiento desde ajuste hacia relajamiento" de la política monetaria.

El reporte identificó como riesgos para el crecimiento regional la posibilidad de que se prolonguen las dificultades en Estados Unidos --especialmente para los países cuyos ingresos dependen del turismo y las remesas--, un incremento de trabas al financiamiento externo si se prolonga la aversión global de los inversionistas al riesgo y el impacto que para los exportadores de materias primas pudiera tener un debilitamiento de la demanda china en sus intentos por controlar su inflación.

El escaso crecimiento en la economía estadounidense será un factor limitante para el desempeño de México, que este año marcará 3,8% de crecimiento, y de América Central y el Caribe, que con 3,9% y 3,3%, respectivamente, mantendrán casi idénticas las tasas de 2010.

Venezuela, que en 2010 fue el único país del continente en experimentar contracción económica (-1,5, alcanzará en 2011 un crecimiento de 2,8%.

Desde la crisis financiera de 2008, América Latina y el resto de los países emergentes han empujado el crecimiento económico global mientras que Estados Unidos y Europa han experimentado grandes dificultades para recuperarse.

Esa tendencia se profundizará en 2011, cuando Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña, Japón y Canadá crecerán en su conjunto 1,6% mientras que los mercados emergentes se expandirán 6,4%. El crecimiento de la economía global será de 4,0% este año y el próximo.

Tras registrar 6,7% este año, la inflación regional descenderá a 6,0% en 2012, debido a la moderación en la actividad económica y la estabilización en los costos de las materias primas. La tendencia se deberá principalmente a que Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay podrán cumplir sus metas inflacionarias, aunque Venezuela mostrará el mayor dígito del continente (25,8 seguido de Argentina (11,5%).

Ante una pregunta sobre la conveniencia de realizar transacciones comerciales con una moneda única, tal como han sugerido algunos organismos sudamericanos, la jefa de estudios globales del FMI, Petya Koeva Brooks, respondió que "cuando el entorno externo empeora, los acuerdos e iniciativas regionales para promover el comercio definitivamente tienen un efecto beneficioso para el crecimiento".

Sólo Colombia (11,5 supera la tasa de desempleo estadounidense de 9,1% en 2011, mientras que México se destaca como la nación del hemisferio con el menor desempleo, apenas 5,4%, seguido de Paraguay con 5,8%.

El reporte fue difundido al comienzo de la reunión otoñal del FMI que estará dominada por el anémico desempeño de la economía estadounidense y los temores de que Europa no pueda superar la actual crisis por el alto endeudamiento en Grecia, Portugal, Irlanda, Italia y España.

___________

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo