La voluntad de Washington de impulsar un mejor ambiente de negocios y el acceso al mercado chino para sus empresas, expresada por su nuevo embajador en Pekín, Gary Locke, fue aplaudida hoy por la Cámara de Comercio de EE.UU. en China.

"Además, refleja el compromiso de aumentar las exportaciones estadounidenses a China y las inversiones directas chinas en EE.UU.", afirmó la Cámara en un comunicado oficial.

Recién llegado a Pekín, Locke, de origen chino y gobernador del Estado de Washington en dos ocasiones, despierta muchas expectativas sobre su papel en las relaciones bilaterales al ser nieto e hijo de emigrantes chinos a EE.UU.

Expertos de la Universidad del Pueblo como el catedrático Jin Canrong, dijeron al "Beijing Today" que "Obama fue muy inteligente al designar a quien como gobernador logró que el Estado de Washington estrechara mucho las relaciones con China".

"Pero, aunque chino de origen (su esposa también lo es), es un ciudadano estadounidense que hará lo necesario para servir los intereses de su país en una etapa muy importante de las relaciones", aseveró Jin.

Según dijo hoy la Cámara, abrir el mercado chino a las empresas estadounidenses ayudaría a China a lograr sus objetivos del Plan Quinquenal que hasta 2015 debe impulsar la eficacia y la reforma del mercado y equilibraría la balanza comercial bilateral a largo plazo.

Además, añadió, las inversiones directas chinas en EEUU fortalecerían la base económica de la relación y ampliaría el conocimiento chino del mercado estadounidense y sus regulaciones.

La Cámara, que integra a 2.600 personas de 1.200 empresas de empresas de EEUU presentes en China, expresó su voluntad de colaborar con Locke para conseguir una mayor apertura del mercado del gigante asiático.

Una reciente encuesta entre 434 de sus miembros reveló que el 83 por ciento seguirá invirtiendo en China en 2011 (el 4 por ciento más que en 2010) aunque el 71 por ciento considera que obtener una licencia para operar es un proceso discriminatorio frente las empresas chinas.

No existe transparencia y las reglas no son claras, destacó el presidente de la Cámara, Ted Dean, al presentar los resultados de la encuesta .

La semana pasada, en su primer discurso ante la Universidad de Estudios Extranjeros de Pekín, Locke afirmó que el comercio y los derechos humanos son prioridades de EE.UU. en la relación con China.

Ayer, el viceprimer ministro chino, Wang Qishan, dijo a Pat Quinn, gobernador de Illinois, Estado con muchos programas de cooperación con China, que Washington debe crear el "buen ambiente para los negocios, el empleo y el crecimiento en ambos países".