El Inter va de mal en peor: el martes perdió 3-1 con el Novara, un equipo que ascendió a la Serie A por primera vez en los últimos 55 años, y sigue sin ganar luego de tres partidos en la temporada.

El nuevo traspié interista, que suma un empate y dos derrotas, le podría costar el puesto a su nuevo técnico Gian Piero Gasperini.

Después de haber perdido con Palermo 4-3 y empatado con la Roma 0-0, se había puesto en duda la permanencia del timonel por uno de los peores arranques del Inter en los últimos 90 años.

El presidente del Inter, Massimo Moratti, observó el encuentro desde la tribuna del estadio de Novara, y se vio serio ante el pobre espectáculo que brindó su equipo.

Al término del partido, Morati dijo a los periodistas que Gasperini "no tiene el equipo en su puño, pero me tomaré una noche antes de tomar una decisión.

Gasperini reconoció por su parte que el Inter jugó muy mal: "fue una bofetada muy fuerte, en que tuvimos pocas cosas positivas y tantas negativas".

Aclaró, "no daré un paso al lado. Se trata de una prueba muy difícil, que debo superar y resolver".

Riccardo Maggiorini marcó el primer gol del Novara a los 38 con un remate de zurda al recibir el balón a la entrada del área chica. Marco Riggoni fue autor de un doblete (85, de penal, y 90) y el Inter descontó con un tanto del argentino Esteban Cambiasso (89).

En la ocasión del penal fue expulsado el defensor del Inter, Andrea Ranocchia.

Novara, que jugaba como local, partió con el acelerador a fondo y ya desde el inicio estuvo muy cerca de perforar las redes interistas.

A los tres minutos, el portero Julio César salvó su valla, cuando el balón le pegó con violencia en el rostro al enfrentar a Maggiorini. Julio César quedó con un ojo morado.

Un minuto después, el rumano Christian Chivu evitó el gol en la raya misma del arco con un golpe de taco. El Inter, en cambio, no llegó con peligro al arco del Novara.

En el segundo tiempo entraron por el Inter Giampaolo Pazzini y el nigeriano Joel Obi, en sustitución del uruguayo Diego Forlán y del holandés Luc Castaignos.

A los 53, Novara podría haber clavado la segunda estocada cuando el volante Andrea Mazzarini quedó solo frente a Julio César, pero el portero se salvó desviando el balón con el cuerpo.

El Inter se lanzó al ataque, pero corrió grandes peligros en los contragolpes del Novara.

A los 67 entró el delantero argentino Mauro Zárate, en sustitución del holandés Wesley Sneijder.

Recién a los 75, el Inter tuvo su primera gran ocasión con un tiro de Pazzini, que salió por muy poco desviado.

El miércoles se jugará el resto de los partidos, excepto Roma-Siena que se disputará el jueves, cuando se concluye la nueva fecha que se realizó a mediados de semana.