El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, tiene previsto continuar hoy los contactos con los inspectores de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) que comenzaron el lunes para desbloquear la entrega de más ayuda y confirmar el compromiso de ahorro de Grecia.

La reunión comenzará a las 17.00 GMT y tendrá como interlocutores a Venizelos, al jefe de misión para Grecia del FMI, Poul Thomsen; a Mathias Mors, de la UE; y a Claus Masuch, del Banco Central Europea (BCE).

A lo largo de la mañana de hoy, el equipo técnico de la "troika" que se encuentra en Atenas examinará los datos sobre los ingresos que proporcionarán las medidas de austeridad que Grecia tendría que aplicar de inmediato para cumplir los objetivos de reducción del déficit para este año.

Según un comunicado difundido por el Ministerio de Finanzas griego, la tele conferencia de ayer "se produjo en un clima productivo y concreto".

Una fuente cercana a las negociaciones aseguró a Efe que "las negociaciones transcurrieron mejor de lo esperado" y que se estaba cerca de llegar a una solución, que supondría la llegada de la ayuda internacional a cambio de medidas adicionales de austeridad.

Del resultado de estas conversaciones depende la entrega de los 8.000 millones de euros correspondientes al sexto tramo del crédito de 110.000 millones de euros concedido en 2010, un dinero que Grecia precisa con urgencia para evitar la suspensión de pagos.

Entre las medidas de ahorro exigidas a Grecia se cuentan el cierre o la fusión de unas 60 empresas y organismos públicos, que se suman a la orden de reducir en un 10 por ciento el número de funcionarios mediante jubilaciones, despidos y pases a la "reserva".

El propio Venizelos reconoció ayer que el sector público griego es muy grande y a que sobran funcionarios, y abrió la puerta a una regulación de empleo que podría afectar a unos 150.000 empleados estatales hasta 2015.