Steve Spagnuolo y los Rams de San Luis llegaron al estadio de los Giants con regalos a manos llenas y Nueva York los aceptó sin miramientos.

Eli Manning lanzó dos pases de anotación el lunes por la noche y el linebacker Michael Boley anotó con un balón perdido que regresó 65 yardas, con lo que los Giants de Nueva York batieron 28-16 a los Rams de San Luis, un equipo propenso a cometer errores.

Manning conectó con Hakeem Nicks un pase de touchdown de 3 yardas y Domenik Hixon hizo una recepción espectacular malabareando el balón para una anotación de 22 yardas con lo que Nueva York (1-1) le dio a su entrenador Tom Coughlin una victoria sobre Spagnuolo en su primer enfrentamiento desde que quien fuera coordinador defensivo de los Giants asumiera el mando del equipo de los Rams (0-2).

Fue un partido lleno de errores de los Rams que le dieron a Nueva York una muy necesaria victoria luego de una derrota decepcionante en el primer partido de la temporada contra Washington.

Las cuatro anotaciones de Nueva York fueron resultado de errores directos de los Rams.

Sam Bradford lanzó un pase de touchdown y Josh Brown pateó tres goles de campo cortos para los Rams, que se movieron por todo el terreno, salvo en la zona roja.

Bradford fue quien cometió los peores errores, al lanzar un pase retrasado y ver cómo Boley corría a la anotación.

Fue una mala noche para los Rams.

Los Rams acabaron con sus aspiraciones en la zona roja. Tuvieron que conformarse con tres goles de campo cortos luego de ofensivas largas que fueron detenidas dentro de la yarda 10 de Nueva York, la primera después de que habían conseguido el primero y gol y otra luego de una recepción de 68 yardas de Danario Alexander.

Nueva York logró una ventaja de 21-6 al medio tiempo y nunca más fue amenazado en la noche.

Después de que Manning lanzó una intercepción dentro del territorio de los Rams en la primera ofensiva, los Giants se vieron perdidos un par de minutos, hasta que los Rams los despertaron con su primer grave error.