España juntó fácilmente 4.450 millones de euros (6.000 millones de dólares) en una subasta de deuda en el corto plazo el martes, aunque los mayores costos de financiamiento reflejaron las preocupaciones de los inversionistas por el impacto de la crisis de deuda en Europa.

El Tesoro quería adjudicar entre 3.500 y 4.500 millones de euros en la subasta del martes.

Vendió 3.590 millones de euros (4.887 millones de dólares) en papeles a 12 meses a una tasa interés promedio de 3,59%, respecto del 3,34% que ofreció en una subasta similar el 16 de agosto.

La demanda superó la cantidad vendida en un radio de 2,8 comparado con 2,14 la vez pasada.

La dependencia también adjudicó 870 millones de euros (1.184 millones de dólares) a un rendimiento promedio de 3,8%, comparado con el 3,59% de la subasta del 16 de agosto. La tasa de demanda fue de 2,7 comparado con 3,2 de la última vez.