El Gobierno de Perú aprobó hoy un plan de estímulo fiscal que impulsará las obras públicas en todo el país con el objetivo de atenuar el efecto negativo que la crisis internacional pudiera producir en la economía peruana.

La decisión fue anunciada por el primer ministro peruano, Salomón Lerner, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que se celebró en el Palacio de Gobierno de Lima.

"Estas medidas preventivas que está tomando el gobierno que preside Ollanta Humala son un gasto público que acelerará los proyectos que estaban determinados en cada uno de los gobiernos regionales y locales. Esto se enfatiza desde el punto de vista preventivo, (es) una reacción a la crisis internacional", afirmó Lerner.

El ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, señaló que el plan consistirá en una inversión de 890 millones de soles (unos 330 millones de dólares) para gastos de obras públicas que serán destinados tanto al gobierno central como a los regionales.

"En el caso del Gobierno Central, el crédito suplementario sería para obras de mantenimiento de carreteras, por un monto que asciende a 370 millones de soles (137 millones de dólares). Mientras que para los otros niveles de gobierno el monto ascendería a casi 520 millones de soles (192 millones de dólares)", detalló Castilla.

El ministro explicó que el total de este monto supone entre un 0,4 y un 0,5 % del Producto Interno Bruto (PIB), pero que a pesar de este desembolso el Estado peruano mantendrá un superávit fiscal del uno por ciento para 2011.

Castilla aclaró que esta es solo una primera medida del Gobierno, que estará acompaña posteriormente con un bono adicional de 400 millones de soles (148 millones de dólares) que funcionará como un incentivo para la ejecución eficaz de proyectos de inversión pública a favor de los gobiernos locales y regionales.

"Estos recursos se darían a aquellos gobiernos locales y regionales que cumplan con mínimos de ejecución de su inversión pública y esto va a ser reglamentado. Irá variando según el tipo de proyecto y el tipo de región o gobierno local", indicó el ministro.

En la misma rueda de prensa, el ministro de Vivienda, René Cornejo, anunció que el Gobierno enviará al Congreso, con carácter de urgencia, un proyecto de ley para la reconstrucción de la ciudad de Pisco, que fue asolada por un terremoto que en agosto de 2007 dejó casi 600 muertos y decenas de miles de afectados.

El objetivo, según el ministro, es que los trabajos de reconstrucción de esa ciudad culminen a finales de 2013 y que signifiquen un avance respecto a la antigua ciudad para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

Los anuncios del Consejo de Ministros se realizaron pocas horas antes del viaje que hará el presidente Humala a Nueva York, para participar en la 66 Asamblea General de las Naciones Unidas.