La economía de América Latina y el Caribe seguirá creciendo a un ritmo robusto este año y en 2012, aunque por debajo de lo calculado hace tres meses, indica el Fondo Monetario Internacional, que advierte de un posible "recalentamiento" económico en algunos países.

La institución multilateral con sede en Washington, que divulgó hoy su informe "Perspectivas para la Economía Global", calcula que el producto interior bruto (PIB) de la región crecerá este año un 4,5 %, frente al 4,4 % de la proyección de junio pasado, y un 4 % en 2012, también una décima por debajo del anterior cálculo.

Gran parte de la región, señala el informe, se ha beneficiado de un intenso intercambio comercial y de unas condiciones de financiación externa favorable.

El FMI apunta que "la fuerte presencia de los bancos de España en la región podría generar algunos riesgos en un escenario de desaceleración, pero estos riesgos deberían ser contrarrestados por el modelo subsidiario existente".

Según el FMI, las economías latinoamericanas y caribeñas crecieron rápidamente en la primera mitad de 2011 "encabezadas por una intensa actividad en muchos de los exportadores de materias primas de la región".

Otro factor positivo fue la pujante demanda interna sustentada por "políticas macroeconómicas acomodaticias", acompañada por fuertes flujos de capital hacia la región que, según advierte el Fondo, se han tornado más volátiles en los últimos meses.

A corto plazo, añade, el crecimiento lo encabezarán muchos de los exportadores de materias primas de América del Sur -principalmente Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay-, que, según se espera, crecerán en 2011 a niveles cercanos o superiores al 6 %.

En América Central y el Caribe, el crecimiento económico "continuará restringido por la lenta recuperación de las remesas (de los emigrantes que viven y trabajan en otros países) y del turismo, y "en muchas partes del Caribe por los retos que presenta el elevado endeudamiento público".

Aunque el ritmo de expansión se ha moderado a medida que otras economías se han recuperado de la crisis global, el crecimiento de América Latina y el Caribe "se mantiene por encima de su potencial" y algunas economías "pueden estar recalentándose".

El FMI calcula ahora que la economía de Brasil crecerá este año un 3,8 %, tres décimas menos que en la última proyección, y otro 3,6 % en 2012, la misma cifra que en el cálculo anterior.

El crecimiento de Brasil ha empezado "a moderarse", al expandirse un 4 % en la primera mitad de 2011 frente a un 7,5 % en 2010, señala el informe.

En México, hubo un "robusto" crecimiento en la primera mitad del año pese al débil avance de EE.UU. y de los efectos sobre el sector del automóvil del terremoto registrado en Japón, dice el informe.

El FMI calcula ahora que la economía de México crecerá este año un 3,8 % (nueve décimas menos que lo calculado), y en 2012, un 3,6 % (cuatro décimas menos).

Según el análisis, los efectos negativos de la "anémica recuperación" en Estados Unidos "mantendrán el crecimiento en una cifra próxima al 3,7 %" en el período 2011-2012.

Para toda la región de América Latina y el Caribe, el FMI calcula que este año la inflación será del 6,7 %, y se moderará al 6 % el próximo.

Pero en Venezuela la inflación de 2011 será del 25,8 % y del 24,2 % el próximo año, mientras que Argentina terminará este año con un costo de vida del 11,5 % y del 11,8 % el siguiente.