El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, instó hoy a los responsables europeos a no esperar más tiempo a la hora de poner en marcha las medidas que pueden frenar la crisis de la deuda soberana.

En la rueda de prensa de presentación del informe semestral del Fondo sobre la economía mundial, Blanchard aseguró que "existe la percepción de que las autoridades europeas van por detrás de los mercados" y que "hay un alto temor ante lo desconocido".

Por ello, Blanchard instó a los líderes europeos a que "actúen de manera conjunta" y señaló que los riesgos son reales por lo que "no se puedan dar el lujo de esperar".

En su informe "Perspectivas Económicas Mundiales", publicado hoy, el FMI disminuyó su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea (UE) para 2012, al pasar del 1,7 % estimado en junio al 1,1 %.

Europa, según el documento, "está lidiando con una renovada volatilidad en los mercados y con elevados riesgos para su estabilidad financiera".

"La respuesta de las autoridades a la crisis de la deuda determinará las proyecciones en el corto plazo para el continente", advirtió también el FMI.

En particular, "una rápida implementación" de los acuerdos alcanzados en la cumbre del Eurogrupo celebrada el pasado 21 julio en Bruselas "será clave para lograr la confianza de los mercados".

En esa cumbre, los líderes de los miembros de la Eurozona acordaron un segundo rescate a Grecia valorado en casi 160.000 millones de euros y otras medidas encaminadas a cortar de raíz un posible contagio de la crisis de la deuda a otros países.

Para eso anunciaron que darán más poderes al fondo de rescate, lo que le permitirá actuar por precaución con líneas de créditos preventivas, la recapitalización de bancos a través de préstamos a gobiernos, incluyendo los países no rescatados, y la intervención en el mercado secundario de la deuda.