Un tribunal ratificó el martes el fallo contra el diario El Universo que impone tres años de prisión a tres de sus máximos ejecutivos y a un ex editor del periódico en un juicio por injurias iniciado por el presidente Rafael Correa.

Aún queda una tercera instancia, la casación, a la cual recurrirá el diario, según anunció el matutino en su cuenta Twitter. El fallo también condenó al diario al pago de una multa de 42 millones de dólares.

El mandatario asistió a la lectura de la sentencia en la segunda Sala de lo Penal, de Quito, y también concurrieron los 3 ejecutivos del diario, los hermanos Carlos (director), César (subdirector), y Nicolás Pérez (gerente).

El presidente Correa habló luego en una rueda de prensa en las afueras de la corte.

"Ecuador ha empezado a liberarse de ese yugo que ha sido la prensa corrupta. Ciudadanos: a reaccionar. Con la ley en la mano nos podemos defender de los abusos, de las mentiras, las calumnias de ciertos periodistas y de cierta prensa".

"Esto ha sido muy duro, no es grato, pero necesario para empezar a cambiar la historia de este país ... para empezar a vivir en verdad, rechazar la mentira como la peor de las pestes".

Correa aseveró que "una vez que se haga justicia y brille la verdad ... tomaremos las decisiones del caso. En esta clase de delitos se puede perdonar en cualquier instancia del proceso". No entró en detalles.

César Pérez, en otra rueda de prensa, afirmó: "No estamos solos. Esta no es una intimidación contra Carlos, César y Nicolás, que está haciendo el presidente. Es contra todos los que estamos haciendo prensa en Ecuador, (y) contra la ciudadanía".

"Esta causa es contra una libertad, una libertad fundamental, la de estar enterado ... esa es la razón del periodismo ... si esto incomoda al poder, es simplemente una consecuencia de hacer el trabajo correcto", señaló.

Durante la audiencia la Corte permaneció custodiada por decenas de policías y militares, que separaban a cientos de personas que apoyaban con gritos y pancartas tanto a El Universo como a Correa.

El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Gonzalo Marroquín, citado en un boletín desde Miami, expresó: "No nos sorprende este fallo predecible, que se da en un país donde una parte de la Justicia parece subordinada al poder político, en especial cuando se trata del primer mandatario, quien ya ha dado muestras de manipulación judicial".

El secretario de Comunicación de la Presidencia, Fernando Alvarado, informó a la prensa que invitó a Ecuador a José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), para que tenga "una visión más amplia de la realidad que se vive en el país y no solamente el panorama que presentan cuatro familias propietarias de medios".

La HRW ha sido crítica respecto de la situación de la libertad de expresión en Ecuador.

En un comunicado desde Nueva York, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) dijo que "está consternado" por la decisión del tribunal.

El fallo "sienta un peligroso precedente legal y es un golpe contra la libertad de expresión en Ecuador", afirmó en el comunicado Carlos Lauría, coordinador del CPJ.

Un fallo de primera instancia, del 20 de julio, sancionó un artículo publicado Emilio Palacio, entonces editor de opinión, que el 6 de febrero en una columna acusó a Correa de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente" el 30 de septiembre del 2010. Palacio abandonó el diario posteriormente y en agosto se radicó en Miami, Estados Unidos, porque dijo que en Ecuador temía por su seguridad.

El 30 de septiembre hubo una sublevación de agentes de la policía que obligó a militares a liberar a Correa que había sido retenido por los agentes rebeldes en un hospital de la institución, en una acción que el mandatario consideró un intento de golpe de Estado.