El jardinero dominicano Manny Ramírez le informó el martes a las Aguilas Cibaeñas que viajará a República Dominicana la próxima semana para integrarse a los entrenamientos con miras a la temporada de béisbol invernal.

"Manny dice que viene al país el 25 de este mes para comenzar a entrenar al día siguiente con las Aguilas Cibaeñas", dijo el presidente de las Aguilas, Winston Llenas, en una entrevista telefónica con la AP.

Ramírez, de 39 años, arrojó positivo a dopaje por segunda ocasión en su carrera en las Grandes Ligas durante los entrenamientos de primavera con los Rays de Tampa Bay. En vez de cumplir la suspensión de 100 partidos que le correspondía, el toletero prefirió anunciar su retiro.

Las suspensiones por dopaje en el béisbol de Grandes Ligas no afectan a las ligas invernales. Ramírez jugó por última vez en la pelota dominicana en la temporada 1993-94 con las Aguilas.

"Manny habló conmigo y con nuestro dirigente Félix Fermín para decirnos que estará con el equipo. Su motivación es que quiere ponerse el uniforme y jugar ante los fanáticos dominicanos y quizás motivar a otros estelares de Grandes Ligas a que jueguen en el país", agregó Llenas.

Según Llenas, Ramírez había intentado en varias ocasiones ponerse en contacto con la directiva de las Aguilas para expresar su interés de jugar en el país.

En 19 años en Grandes Ligas, con los Indios de Cleveland, Medias Rojas de Boston, Dodgers de Los Angeles, Medias Blancas de Chicago y Rays de Tampa Bay, Ramírez acumuló un promedio de por vida de .312, con 555 jonrones y 1.831 carreras impulsadas.

Recientemente fue arrestado y acusado de agresión en Florida luego que su esposa Juliana lo denunció por pegarle en el rostro. Actualmente se encuentra en libertad tras pagar una fianza de 2.500 dólares.