El ministerio de Comercio de China afirmó el martes que le preocupa que la crisis de la deuda en Europa podría conllevar a fricciones comerciales y pudiera afectar las exportaciones de su país.

Las declaraciones de Shen Danyang, portavoz del ministerio de Comercio, tiene lugar en momentos en que las naciones europeas que tratan de superar la crisis de la deuda, se oponen a reconocer a Beijing como economía de mercado debido a sus barreras comerciales, al tiempo que China ha presionado a la UE a concederle ese reconocimiento bajo las normas del comercio mundial que moderarían los obstáculos mercantiles pendientes.

"Mientras la crisis dentro de la UE se intensifica... podría empeorar la fricción comercial bilateral, lo cual sería perjudicial para las relaciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos", destacó Shen.

"Por supuesto, creemos que existe una oportunidad en la crisis. Todos pueden trabajar exhaustivamente para convertir la crisis en una oportunidad", agregó.

Washington también presiona a Beijing y a otros aliados comerciales para que moderen sus controles cambiarios, quejándose que la moneda está devaluada y eso acrecienta el superávit de la balanza comercial a favor de China. El gobierno comunista ha permitido que la moneda aumente de valor pero no al ritmo deseado por sus críticos.

El representante comercial estadounidense Ron Kirk tiene previsto anunciar el martes por la tarde una importante acción para el cumplimiento de normas comerciales de parte de China, informó un sitio cibernético estadounidense sobre asuntos comerciales.

Shen dijo en su habitual conferencia de prensa que China estaba muy contrariada porque la Unión Europea no la reconocía como una economía de mercado.

"Después de 30 años de apertura y refomas, China ha completado la transformación de una economía planificada a una economía de mercado, pero la UE aún no reconoce el estatus total de China como economía de mercado. China está muy contrariada", destacó Shen.