La película "Tropa de Elite II", la más taquillera en la historia del cine brasileño, representará al país suramericano en la disputa por el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, anunció el martes el gobierno.

La cinta del director José Padilha relata la historia de un jefe policial conocido por su dureza en el combate al narcotráfico que controla las favelas (barriadas pobres) de Rio de Janeiro, cuando asume un cargo en el gobierno del estado de Rio y enfrenta una nueva fuente de corrupción y violencia generada por policías.

Una comisión especial designada por el Ministerio de Cultura escogió por unanimidad esta obra para disputar una nominación al premio a la mejor película en lengua extranjera en la mayor fiesta del cine en Estados Unidos.

Con la selección, Brasil vuelve a intentar suerte en los premios de la Academia con una cinta sobre la violencia en sus grandes ciudades. El año pasado no logró obtener la candidatura con "Lula, el hijo de Brasil", una biografía sobre el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

En años anteriores, Brasil buscó sin éxito su postulación con películas como "Última parada 174", una historia real sobre un violento asalto con rehenes en un autobús de Rio de Janeiro, y "Salve General", basada en un operativo coordinado por presos en Sao Paulo para sembrar terror en esa ciudad, la más grande del país.

La cinta de Padilha es la continuación de "Tropa de Elite", de 2007, que ganó el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, con un retrato de un cuerpo especializado de la policía de Rio de Janeiro que combate al narcotráfico.

En la continuación, el director explora el surgimiento de las llamadas "milicias", formadas por policías que toman control de favelas después de expulsar al narcotráfico, pero se convierten en una nueva fuente de violencia y corrupción.

"Tropa de Elite II" se convirtió el año pasado en la película brasileña más exitosa de todos los tiempos, superando al hasta ahora campeón reinante de las taquillas brasileñas, "Doña Flor y sus dos maridos", de 1976, dirigida por Bruno Barreto.

Cuatro películas brasileñas han llegado a estar entre las cinco nominadas para el premio a la mejor película de lengua extranjera, pero nunca ha ganado el reconocimiento. La última seleccionada fue "Central do Brasil" ("Estación central"), de 1998, dirigida por Walter Salles.

La cinta "Ciudad de Dios", de 2002, obtuvo cuatro nominaciones, a dirección, guión, fotografía y edición, pero no ganó ninguno.