La mayoría de los mercados en Asia abrieron el miércoles en alza porque los temores de los inversionistas por una implosión de la deuda en Europa se contuvieron ante las esperanzas de que la Reserva Federal anunciará medidas para impulsar a la economía estadounidense.

El crudo de referencia se cotizaba en 87 dólares por barril. El dólar se depreciaba ante el euro y se mantenía estable frente al yen japonés.

En Japón el índice Nikkei 225 iba ganando terreno marginalmente y estaba en 8.721,98 puntos después de que el gobierno dio a conocer que las exportaciones aumentaron por primera vez en seis meses.

El Kospi de Corea del Sur iba ganando 0,4% en 1.845.09 puntos. En contraste, el Hang Seng de Hong Kong bajaba 0,3% a 18.964,83 unidades. Los de Malaysia e Indonesia también retrocedían.

El australiano S&P/ASX 200, balanceándose entre ganancias y pérdidas, avanzaba 0,5% a 4.061,70 unidades. Los mercados en China, Nueva Zelanda, Singapur y Taiwán también estaban en terreno positivo.

En Wall Street las acciones subieron el martes con la esperanza de que el banco central estadounidense anuncie pasos para impulsar la decaída economía. Muchos analistas creen que la Fed anunciará un nuevo plan de estímulos al final de su reunión de dos días el miércoles.

El martes el promedio industrial Dow Jones cerró con una ganancia de 0,1% en 11.408,66 unidades; el índice Standard & Poor's 500 bajó 0,2% a 1.202,09 puntos y el Nasdaq retrocedió 0,9% a 2.590,24 enteros.

En tanto, la endeudada Grecia avanzó un paso más el martes para conseguir el vital préstamo financiero que necesita para evitar un desastroso cese de pagos.