Indígenas guaraníes anunciaron una corta tregua el martes en el corte de una ruta principal que vincula el sur de Bolivia con Argentina tras choques con la policía que dejaron varios contusos entre los manifestantes.

Los guaraníes tomaron el lunes el control de la carretera que une el departamento oriental de Santa Cruz con provincias del norte argentino en solidaridad con más de un millar de indígenas de la amazonia que marchan desde sus aldeas hasta La Paz para rechazar la construcción de una carretera en la selva.

Ernesto García, presidente del Consejo de Capitanes Guaraníes, informó el martes a la emisora Erbol que volverán a cortar la ruta en "cualquier momento" a pesar del control policial en la zona.

Buena parte del comercio con el vecino país circula por esa ruta.

Los indígenas amazónicos a su vez anunciaron que el martes retomarán su marcha detenida por varios días ante el acoso de campesinos leales al presidente Evo Morales. Decenas de policías vigilan la zona ubicada 450 kilómetros al norte de La Paz para evitar incidentes.

Los pueblos nativos de la amazonia temen perder su hábitat si se construye la ruta. Las negociaciones con el gobierno no han dado resultado.