Septiembre es el mes en el que el mexicano Andrés Guardado, centrocampista del Deportivo, ha estado más inspirado en el torneo de la regularidad desde que desembarcó en España en la temporada 2007-08 y cinco de los doce goles que logró con la camiseta blanquiazul los firmó en el noveno mes del año.

El jugador zurdo, nacido en Jalisco precisamente en septiembre de 1986 y que el día 28 cumplirá 25 años, ha contribuido a la buena ubicación de su equipo en la clasificación, cuarto con los mismos puntos que el líder Elche, Hércules y Sabadell, al que los coruñeses derrotaron el pasado sábado con un tanto de Valerón y otro de Guardado, su segunda diana de la temporada.

Guardado finalizó en el segundo palo, segundos antes del descanso, una jugada personal del portugués Diogo Salomao, y su acierto dio los tres puntos al Deportivo, que llegó con dos tantos de ventaja al descanso y sufrieron en la segunda mitad para llevarse los tres puntos (2-1).

Solo una semana antes, en el Miniestadi, el internacional azteca había deslumbrado con un golazo que también fue determinante para el Deportivo.

Recogió el esférico en campo propio, levantó la cabeza, vio al portero del Barcelona B adelantado y justo después de cruzar la línea medular se atrevió con una vaselina que dio la vuelta al mundo.

En ese encuentro, el jugador del Deportivo, que acaba contrato esta temporada y estuvo en el mercado todo el verano sin que llegara una oferta satisfactoria por sus servicios, había participado también en los dos primeros goles del equipo coruñés, que se puso 0-3 en el marcador y a punto estuvo de ceder el triunfo (2-3).

Es la segunda vez que Guardado, que también anotó este mes con su selección ante Chile, marca en dos jornadas consecutivas en el campeonato español desde que llegó a él en la temporada 2007-08.

En ese curso se estrenó como goleador en el tercer partido del curso, el 16 de septiembre de 2007 ante el Betis (1-0) y volvió a ver puerta en el décimo partido, a finales de octubre ante el Mallorca (1-1) y solo cuatro días después en la victoria frente al Murcia (1-2).

Esa fue la temporada en la que más goles anotó, ya que también materializó una ocasión ante el Villarreal el 13 de enero de 2008 (4-3 y único partido en el que su gol no dio puntos al equipo) y el Valladolid (3-1), catorce días más tarde.

El mexicano inició entonces un carrusel de lesiones musculares que no le han permitido tener una temporada tranquila en el fútbol español.

En el curso 2008-09, Guardado no marcó en septiembre y su mes fue noviembre, el otro en que más ha visto puerta desde que fue incorporado por el Deportivo.

Anotó ante el Espanyol (1-0), el Athletic de Bilbao (3-1) y el Feyenoord en la Liga Europa (3-0), todos ellos en el estadio municipal de Riazor.

En la temporada 2009-10, Guardado volvió a marcar en noviembre frente al Atlético de Madrid (2-1), su primer tanto de penalti en España, batió al Valencia en enero de 2010 en la Copa del Rey (1-2), materializó otro penalti ante el Xerez (2-1) en febrero, y contribuyó a la victoria ante el Tenerife (3-1) en marzo.

Su temporada más gris fue la pasada, en la que el Deportivo perdió la categoría después de veinte campañas en la elite y Guardado solo vio puerta dos veces.

Marcó dos penaltis ante el Getafe el 20 de septiembre (2-2) y no pudo del celebrar más goles ni evitar que su equipo eludiera el descenso a Segunda.

Tras un verano complicado, en el que su agente llegó a afirmar que no quería jugar en Segunda, el Deportivo le colgó el cartel de transferible y Guardado recibió insultos y silbidos de su afición, pero sus goles y su aportación han calmado las aguas.

Carlos Alberto Fernández