El número de fallecidos tras el accidente aéreo en Reno (Nevada, EE.UU.) aumentó a diez tras la muerte la noche de este domingo de una de las personas que resultaron heridas de gravedad tras el impacto, informó hoy el diario Las Vegas Sun.

La portavoz del Centro Médico Regional de Santa María, Jamii Uboldi, informó a los medios que el paciente fallecido era un hombre, pero no pudo facilitar nombre, edad ni ciudad de origen.

El pasado viernes, un avión Mustang P-15 de la Segunda Guerra Mundial se precipitó sobre una grada repleta de espectadores que habían acudido a ver el Campeonato de Carreras Aéreas de Reno, una cita anual para amantes de la aviación y las piruetas aéreas.

Lo que sucedió fue una inevitable y brusca caída, que mató a siete personas en el momento y dejó a decenas heridas.

El piloto del aparato, Jimmy Leward, falleció al instante junto a seis de los espectadores que se encontraban en las gradas, y otras dos personas que fueron trasladadas a un hospital local perdieron la vida horas más tarde.

El accidente no es el primero que se produce en espectáculos aéreos en los últimos años en Estados Unidos, pero sí es el primero que afecta a espectadores de la competición de Reno, muy conocida entre los aficionados y con 47 años de historia.

Todas las exhibiciones fueron canceladas tras el suceso.