Las fuerzas armadas estadounidenses ya comenzaron a aceptar solicitudes de reclutas que son abiertamente homosexuales, pero no las analizará hasta el martes, cuando se retire la actual prohibición, dijo un funcionario del Pentágono.

El secretario de prensa del Pentágono, George Little, dijo el lunes que las fuerzas armadas están preparadas para el fin de la política actual, bajo la cual los homosexuales pueden prestar servicio en las fuerzas armadas de Estados Unidos siempre que no admitan públicamente su orientación sexual y los comandantes no pueden preguntarles sobre ella.

"Nadie debe tener la impresión de que no estamos preparados. Estamos listos para la anulación", dijo.

La semana pasada, el Pentágono dijo que 97% del personal militar ha recibido entrenamiento sobre las nuevas regulaciones.

La prohibición concluye un minuto después de la medianoche del lunes. En ese momento, entrarán en vigencia las regulaciones revisadas del Departamento de Defensa, para reflejar la nueva ley que permitirá que los gays sirvan abiertamente.

El presidente Barack Obama firmó la ley en diciembre y en julio certificó que la nueva disposición no reducirá la capacidad de combate de las fuerzas armadas.

Little dijo que el secretario de Defensa, Leon Panetta, hablará del asunto en una conferencia de prensa en el Pentágono el martes.

Grupos de derechos de los homosexuales planeaban realizar celebraciones.

La organización Servicemembers Legal Defense Network (Red de Defensa Legal de Enlistados) dijo que los partidarios de la anulación realizarían celebraciones en todo Estados Unidos.

"En estos eventos que tendrán lugar en cada estado del país vamos a rendir tributo a su servicio y sacrificio, al tiempo que saludamos esta nueva era de servicio militar: una era que honra la contribución de todos los estadounidenses que han servido y desean servir", dijo Aubrey Sarvis, un veterano del ejército y director ejecutivo del grupo de defensa legal.

___

La periodista de The Associated Press Pauline Jelinek contribuyó a este despacho.