El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, lanzó hoy un mensaje a otros líderes europeos para que dejen de manifestar dudas sobre el futuro de Europa como condición para convencer a los mercados y advirtió de que si Grecia se hunde "toda la Unión Europea estará en peligro".

Hablar con una sola voz "es esencial para evitar el riesgo sistémico", subrayó Passos Coelho, en una entrevista publicada hoy por el diario francés "Le Figaro", antes de criticar los comentarios que siembran dudas sobre la zona euro, pero sin dar nombres.

"Cómo convencer a los mercados cuando los líderes europeos manifiestan dudas sobre el futuro de Europa. Hay que evitarlo absolutamente, es preferible callarse a sembrar dudas", argumentó.

Se negó a hacer previsiones sobre una posible quiebra de Grecia y dijo que prefiere esperar a que "Atenas cumpla sus objetivos y lleve a cabo reformas viables. Si Grecia se hunde, toda la UE estará en peligro".

Passos Coelho, que el pasado viernes fue recibido en París por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, contó que los puntos de vista de ambos "son convergentes. Hay que acelerar el proceso de ratificación del plan de julio (acordado en la cumbre europea del 21 de ese mes) para que la UE hable con una sola voz".

Sobre el caso particular de su país, el primer ministro dijo que "Portugal se encuentra en una situación de vulnerabilidad respecto a Grecia. Si la crisis se agrava, eso hará nuestro proceso de recuperación más difícil".

Aseguró que Portugal cumplirá su objetivo de limitar este año el déficit al 5,9 % del producto interior bruto, y que espera en 2012 un excedente primario (sin el servicio de la deuda).

En cuanto al programa de privatizaciones, explicó que se están suprimiendo las "acciones de oro" que el Estado tiene en las empresas públicas y que luego se pondrá en marcha "de aquí a mediados de noviembre" la venta de las compañías del sector energético, Galp entre ellas.

A continuación se privatizará la compañía aérea TAP, el gestor de aeropuertos Ana, correos, el transporte de mercancías por ferrocarril y la radiotelevisión pública RTP.

Todo deberá estar terminado "a finales de 2012" y el objetivo es obtener "al menos 7.000 millones de euros" (unos 9.700 millones de dólares), comentó.

El primer ministro conservador descartó la creación de un impuesto sobre el patrimonio, como se está haciendo en España, "para no disuadir a las grandes fortunas de instalarse en Portugal".

Pero recordó que se ha creado "un impuesto especial de solidaridad" que aumentará el tipo para los salarios más elevados en 2,5 puntos por una duración de dos años y también una tasa adicional del 3 % para los beneficios de las empresas que superen 1,5 millones de euros (unos 2,08 millones de dólares), también durante dos años.