México recordó con ceremonias solemnes el aniversario 26 del terremoto de 8,1 grados que en 1985 devastó parte de la capital del país y dejó miles de víctimas.

Autoridades federales y locales montaron guardias de honor en distintos puntos de la capital, mientras habitantes de la ciudad de México participaron en un simulacro masivo de evacuación de inmuebles.

"Hemos aprendido de experiencias anteriores y sabemos que la mejor manera de enfrentar los desastres naturales es preparándonos", dijo el secretario de Gobernación federal, Francisco Blake, en un acto que también sirvió para conmemorar el Día Nacional de Protección Civil.

El presidente Felipe Calderón montó una guardia de honor en el Zócalo capitalino e izó la bandera nacional a media asta, mientras que el alcalde capitalino Marcelo Ebrard encabezó una ceremonia conmemorativa en la llamada Plaza de la Solidaridad, donde se derrumbó el Hotel Regis por el sismo de 1985.

La mañana del 19 de septiembre de 1985, un sismo de 8,1 grados provocó el derrumbe de edificios y la muerte de más de 9.000 personas, aunque autoridades dicen que la cifra registrada en actas de defunción es menor.

La consejera jurídica de la capital mexicana, Leticia Bonifaz, dijo a la prensa local que el registro civil tiene contabilizadas 3.692 fallecimientos, aunque reconoció que la cifra real será difícil de conocer.

"El número total de muertos va a seguir siendo un número que no se va a poder conocer, porque estas son las cifras oficiales de quienes tuvieron un acta de defunción, pero hay personas o que vivían en cuartos de azotea o que estaban de paso por la ciudad, que estaban en las calles o en los hoteles, que no pudieron ser identificadas", dijo la funcionaria en declaraciones al diario El Universal publicadas el lunes.

En el marco de la conmemoración, el gobierno federal también anunció la creación de la Escuela Nacional de Protección Civil, que entre otras cosas impartirá capacitaciones sobre manejo de riesgos.