Copartidarios de un diputado federal asesinado exigieron que se investigue la posible participación de un funcionario estatal con el crimen, quien de inmediato rechazó cualquier vínculo y se dijo blanco de ataques políticos.

Autoridades localizaron el fin de semana en el estado sureño de Guerrero los cuerpos de Moisés Villanueva, diputado federal por el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), y de su chofer casi 15 días después de haber desaparecido.

En una carta pública publicada el lunes en la prensa local de Guerrero, miembros del PRI demandaron investigar a Socorro Sofío Ramírez Hernández, actual secretario de Desarrollo Rural estatal, cargo que asumió hace unos meses tras dejar su asiento como diputado federal. Su lugar en el Congreso fue ocupado por Villanueva, quien era su suplente.

"Exigimos públicamente que se investigue al ciudadanos Socorro Sofío Ramírez Hernández, actual Secretario de Desarrollo Rural del Gobierno de Guerrero, de quien se conoció la presión que en diversos momentos ejerció políticamente en contra del diputado Villanueva para subordinarlo a sus intereses personales", señaló el PRI local.

Ramírez, quien abandonó el PRI y se sumó al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), rechazó cualquier participación en la muerte de Villanueva y consideró los señalamientos en su contra como "excesos de perversidad política".

En declaraciones en Milenio Televisión, Ramírez dijo que buscará declarar voluntariamente ante autoridades estatales y federales, pero demandó que también sean citados a testificar los miembros del PRI que firmaron la carta.

El procurador de Guerrero, Alberto López, declaró a la misma televisora que aún no se tiene definida una línea de investigación sólida y descartó indagar al secretario de Desarrollo Rural, a menos que se presenten pruebas en su contra.