Los obreros que acometen la reforma del estadio Maracaná, en Río de Janeiro, regresaron hoy al trabajo, tras 19 días de huelga, después de que el pasado viernes la justicia declarase abusivo el paro de los trabajadores, informaron fuentes oficiales.

"Los operarios volvieron al trabajo, pero no están satisfechos porque queremos mejoras en las medidas de seguridad y en las ayudas para la alimentación", dijo a periodistas Nilson Duarte, presidente del sindicato de la industria y la construcción pesada (Sitraicp).

El legendario estadio será uno de los que albergará partidos del Mundial de fútbol de 2014 y lo más probable es que sea el escenario de la final.

Las conversaciones entre la patronal y las centrales sindicales se reanudarán esta tarde a petición del Ministerio de Trabajo con un encuentro entre sindicatos y el Consorcio Maracaná 2014, órgano responsable de las obras, para discutir las reivindicaciones de los operarios.

Los obreros acordaron regresar al tajo en una asamblea celebrada hoy y después de que el Tribunal Regional de Trabajo de Río de Janeiro considerase el pasado viernes que la huelga que los operarios mantenían desde hace 19 días era "abusiva".

"La asamblea de obreros es soberana, y en ella se decidió volver al trabajo, aunque las reivindicaciones siguen en pie", agregó Duarte.

Con esta decisión, los trabajadores dieron por acaba la segunda huelga que en menos de un mes ha afectado a las obras del Maracaná, cuya reforma deberá estar concluida a finales del año que viene con el objetivo de que sea una de las sedes de la Copa Confederaciones, que se disputará en Brasil en 2013.