La oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) permanecerá durante tres años más en Guatemala con el objetivo de verificar el cumplimiento de los derechos fundamentales de los guatemaltecos, informó hoy ese organismo.

La extensión del mandato de la Acnudh en este país centroamericano, que se inicia hoy y que concluirá en septiembre de 2014, fue acordada por el Gobierno de Guatemala con la jefa de esa dependencia de las Naciones Unidas, Navi Pillay, indica un comunicado de esa entidad.

Con esta prórroga la oficina de la Acnudh "dará continuidad a su mandato de observar e informar sobre la situación de los derechos humanos en el país, a fin de brindar asesoría y asistencia técnica tanto al Estado como a la sociedad civil", señaló.

La Acnudh tiene presencia en Guatemala desde 2005, cuando concluyó el mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas para Guatemala (Minugua), la cual acompañó el cumplimiento de los acuerdos de paz suscritos entre el Gobierno y la antigua guerrilla izquierdista que puso fin a la guerra interna de 36 años (1960-1996).

El italiano Alberto Brunori, representante de la Alta Comisionada en Guatemala, señaló que durante los próximos tres años "la oficina continuará promoviendo el respeto y la observancia de los derechos humanos en el país, siempre del lado de las víctimas".

"Reiteramos nuestro compromiso de trabajar en favor de los derechos de las y los guatemaltecos, poniendo especial énfasis en quienes sufren los flagelos de la discriminación, el racismo, la pobreza y la violencia social", agregó Brunori.

Aunque desde hace más de 15 años Guatemala no es considerado un Estado violador de los derechos humanos, el Gobierno ha solicitado el acompañamiento de la Acnudh para fortalecer en sus instituciones las políticas de respeto a los derechos elementales de los guatemaltecos.