Un tribunal de primera instancia de Oslo deberá decidir hoy si prolonga la prisión preventiva a Anders Behring Breivik, el ultraderechista noruego autor confeso del doble atentado del pasado 22 de julio en el que murieron 77 personas.

La Fiscalía ya ha anunciado que pedirá que la prisión preventiva, que acaba el próximo día 26, sea prolongada otras ocho semanas más, la mitad en aislamiento, ya que este régimen sólo se puede renovar de cuatro en cuatro semanas.

La vista, que está previsto comience a las 11.00 GMT, será a puerta cerrada, pese a que el tribunal había aceptado inicialmente la petición del abogado de Breivik de que fuera abierta al publico.

El tribunal de apelación revocó esa decisión, dando la razón al recurso de la Policía, por miedo a que se pudiera dificultar la investigación sobre el caso, y la defensa no recurrió.

Será la tercera vez que el ultraderechista, de 32 años, comparece ante los tribunales después de su detención el mismo día que cometió el doble atentado, primero con la explosión de un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, donde murieron ocho personas.

Inmediatamente después, el fundamentalista cristiano se desplazó a la isla de Utøya, al sur de Oslo, para abrir fuego indiscriminadamente contra los jóvenes que asistían al campamento de las Juventudes Laboristas, en su mayoría jóvenes de entre 14 y 19 años de edad.

Breivik lleva recluido desde hace mes y medio en el centro penitenciario de Ila, en Sandvika, al oeste de Oslo.