Corea del Sur considera que Kim Jong-un, el hijo menor del líder norcoreano, participa activamente en las políticas y decisiones del régimen comunista para consolidar la sucesión, informó hoy la agencia surcoreana Yonhap.

Según indicó el Ministerio de Defensa surcoreano en un informe ante el Parlamento, Pyongyang está intentando consolidar la sucesión dinástica en tercera generación en Corea del Norte al dar más protagonismo al hijo menor de Kim Jong-il, que se cree que no supera los treinta años.

"Kim Jong-un se ha implicado sistemáticamente en decisiones políticas" dentro del régimen, indica el informe de Defensa presentado hoy.

En un documento similar, el Ministerio surcoreano de Unificación detalló que Kim Jong-un ha estado implicado en decisiones económicas y asuntos intercoreanos, al tiempo que ha colocado a personas de su confianza dentro de la estructura de poder del régimen, como el ejército o los organismos de seguridad.

En septiembre del pasado año, Jong-un fue nombrado vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores y general de cuatro estrellas, en un claro signo de que se está preparando la sucesión y él es el mejor situado para convertirse en futuro líder de la dictadura comunista.

Seúl considera que Corea del Norte prepara el traspaso de poder dentro de la dinastía Kim de manera progresiva, como cuando Kim Jong-il tomó el poder en 1994 con la muerte de su padre y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung.

Jong-un parece llamado a ir acaparando en el futuro más responsabilidades como miembro del partido único norcoreano, así como protagonismo dentro de la poderosa Comisión Nacional de Defensa, presidida en la actualidad por Kim Jong-il.