El secretario de Energía de Estados Unidos, Steven Chu, acusó hoy a Irán de "provocar" con sus actividades nucleares y advirtió de que el país cada vez está más cerca de poder producir uranio apto para armas atómicas.

En un discurso ante el pleno de la 55 Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Chu aseguró que Irán sigue con su larga tradición de "negar, engañar y evadir" en cuanto a su programa nuclear, "lo que viola sus obligaciones de no proliferación (nuclear)".

"Una y otra vez Irán rechaza satisfacer las preocupaciones legítimas sobre la naturaleza de su programa nuclear y rechaza las peticiones del OIEA para acceder a más información sobre sus instalaciones nucleares", agregó el responsable estadounidense.

"Expandir y trasladar bajo tierra sus actividades de enriquecimiento (de uranio) marcan una provocación significativa y llevan a Irán cada vez más cerca de tener la capacidad para producir uranio apto para armamento", dijo Chu.

El secretario estadounidense se refirió así a la reciente decisión de la República Islámica de triplicar su producción de uranio altamente enriquecido (más del 20 por ciento de pureza) y trasladar esta producción a una planta subterránea cerca de la ciudad de Qom, en el centro de Irán.

El vicepresidente de Irán y responsable máximo del programa nuclear, Fereydun Abbasi-Davani, rechazó estas acusaciones y aseguró que las presiones de algunos países, como EEUU o Israel, obligaron a Irán "a ocultar sus actividades nucleares pacíficas bajo tierra".

En un discurso ante el pleno de la Conferencia, lleno de menciones históricas y reproches a los países occidentales y también al OIEA, el iraní acusó a esos dos países de "organizar y llevar a cabo golpes militares y mediáticos" contra Irán.

Asimismo, instó al director general del OIEA, Yukiya Amano, "a no dejarse influir por ciertos Estados, que tienen y proliferan armas nucleares, y que quieren privar a los países en desarrollo de sus derechos inalienables (nucleares)".

En declaraciones posteriores a la prensa, Abbasi-Davani anunció que la planta de Qom será inaugurada "dentro en unos seis meses".

"La razón de haberla colocado varios metros bajo tierra es que queremos complicarle a Estados Unidos y a sus aliado el trabajo si quieren destruir nuestro programa nuclear", aseguró.

El dirigente iraní agregó que hasta ahora nadie ha atacado a Irán precisamente por que sus instalaciones están en parte bajo tierra.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) temen que Irán esté desarrollando capacidades nucleares militares bajo el paraguas de un supuesto programa atómico pacífico.

El OIEA investiga desde hace nueve años las actividades nucleares de Irán, cuya verdadera naturaleza no ha podido aún establecer.

La agencia nuclear de Naciones Unidas inició hoy su Conferencia General anual, a la que han acudido representantes de unos 130 países de todo el mundo.

En los próximos cinco días, los delegados analizarán, entre otros, diferentes asuntos relacionados con la seguridad nuclear y la no proliferación de armas atómicas.

Así, la Conferencia deberá dar su visto bueno definitivo al llamado "plan de acción" para fortalecer el régimen internacional de seguridad nacional tras el accidente de Fukushima.