Colin Klass, el presidente de la federación de fútbol de Guyana, tendrá que comparecer el viernes ante la FIFA para responder a los cargos relacionados con los sobornos de 40.000 dólares que supuestamente fueron ofrecidos por el ex candidato presidencial Mohamed bin Hammam.

Sin embargo, Klass dijo el lunes que la FIFA "se está apresurando" y que espera que su comparecencia se retrase unos días para poder preparar sus descargos.

"Necesito más tiempo para tenerlo todo con perspectiva", dijo Klass a The Associated Press en una entrevista teléfonica.

La FIFA suspendió a Klass el mes pasado en medio de una investigación realizada por FGI Europe, una agencia encabezada por el ex director del FBI Louis Freeh.

"Podemos confirmar que la comisión de ética se reunirá el viernes 23 de septiembre para analizar el caso de Colin Klass, quien fue suspendido provisionalmente el 11 de agosto", informó la FIFA en un comunicado difundido el lunes.

Otros 15 dirigentes caribeños se encuentran bajo la lupa tras haber acudido a una visita que hizo bin Hammam el 10 de mayo en Trinidad como parte de su fallida campaña por desplazar a Joseph Blatter de la presidencia de la FIFA.

Klass, miembro de la comisión de fútbol salón y de playa de la FIFA, es un viejo aliado de Jack Warner, el ex vicepresidente de la FIFA que fue el mandamás de la CONCACAF durante tres décadas hasta que renunció en junio.