La Policía de Hong Kong logró el mayor decomiso de cocaína de su historia, al incautarse más de 560 kilogramos (1.200 libras) de la droga, y arrestó a ocho personas, entre ellos cinco mexicanos, informaron el lunes las autoridades.

Los agentes de la oficina antinarcóticos atendieron una denuncia anónima y realizaron redadas en una bodega en un suburbio de Hong Kong y en otros tres lugares en distintas zonas de la ciudad desde el viernes, informó la Policía. Informó que entre los arrestados hay cinco hombres y tres mujeres: cinco mexicanos, una colombiana y un estadounidense.

Las autoridades indicaron que la droga decomisada está evaluada aproximadamente en 600 millones de dólares de Hong Kong (77 millones de dólares).

Los mexicanos y el estadounidense fueron acusados de tráfico de drogas y comparecieron el lunes ante la corte. No se declararon inocentes ni solicitaron fianza y el caso fue aplazado hasta el 14 de noviembre, informó la emisora local RTHK.

Versiones noticiosas señalaron que entre los detenidos hay una colombiana y su esposo chino, ambos residentes de Hong Kong.

La Policía dijo que al parecer la bodega era utilizada para empacar y almacenar la droga, la cual se hallaba escondida en contenedores de plástico apilados para el reciclaje de aceite para motor o para transmisión, según los periódicos locales.

"Los traficantes han usado diferentes maneras de disfrazar sus negocios, pero ésta es la primera vez que la Policía ha visto que se usen materiales reciclados para el tráfico", dijo John Paul Ribeiro, jefe de la oficina antinarcóticos, de acuerdo al periódico South China Morning Post.

La Policía dijo que podrían requerir el apoyo de más de 100 agentes y tomar hasta dos días para terminar de registrar la bodega de 930 metros cuadrados (10.000 pies cuadrados), informó el periódico Hong Kong Standard.

Ribeiro agregó que los sospechosos habían estado en contacto con vendedores de droga locales pero no descartaría la posibilidad de que la droga tuviera como destino la China continental u otros países, de acuerdo al Post.

El tráfico de drogas conlleva una pena máxima de cadena perpetua y una multa de 5 millones de dólares de Hong Kong (644.000 dólares).

El decomiso supera el logrado el año pasado de 372 kilogramos (820 libras) de cocaína encontrada en una casa en los suburbios.