Una corte de apelaciones restituyó un fallo de 675.000 dólares contra un estudiante de la Universidad de Boston que descargó ilegalmente 30 canciones y las compartió en internet, pero dejó las puertas abiertas para que la jueza del proceso vuelva a reducir la suma.

En representación de cuatro sellos discográficos, la Recording Industry Association of America (Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos, RIAA por sus siglas en inglés) demandó a Joel Tenenbaum fue por compartir ilegalmente música en redes en internet.

En 2009, un juez le ordenó a Tenenbaum que pagase 675.000 dólares: 22.500 por cada canción que descargó ilegalmente y compartió.

La jueza federal Nancy Gertner redujo posteriormente la suma a 67.500 dólares, tras determinar que la cifra inicial era "constitucionalmente excesiva".

En su apelación, Tenenbaum trató de anular la penalización. Sony BMG Music Entertainment, Warner Brothers Records Inc. y los otros dos sellos representados por la RIAA pidieron que se reinstaurase la suma original.

En un fallo emitido el viernes, el tribunal de apelaciones del 1er circuito dijo que Gertner erró al ahondar en asuntos constitucionales cuando la ley común le daba las herramientas para reducir la penalización.

La ley común permite que un juez reduzca un veredicto financiero que considere excesivo. Cuando ello sucede, la parte ganadora puede pagar la nueva cifra o demandar un nuevo juicio. Si Gertner hubiese invocado la ley, como debió haberlo hecho, Sony habría tenido esa oportunidad, dijo el fallo del tribunal de apelaciones.

La corte envió el caso de regreso al tribunal inferior para que reconsidere el pedido de Tenenbaum, sin decidir ningún recurso de inconstitucionalidad.