El gobierno brasileño anunció el lunes la ampliación del alcance de su principal programa social, Beca Familia, para aumentar el número de niños beneficiados e incluir más familias en extrema pobreza.

El programa, que ha servido como modelo para iniciativas de transferencia de ingresos en América Latina y África, otorga recursos a familias pobres con la condición de que sus hijos asistan a la escuela.

La ministra de Desarrollo Social, Tereza Campello, anunció que el programa ampliará a cinco, desde tres, el límite de hijos de menos de 15 años que pueden recibir el beneficio.

Al mismo tiempo, dijo, las familias podrán recibir beneficios por hasta dos hijos de 16 a 17 años.

Con ello se aumentará en 1,2 millón el número de menores de edad favorecidos por el programa, lo cual eleva el total a 22,6 millones de niños contemplados.

Las disposiciones también aumentan el beneficio total otorgado de 136 a 172 dólares por mes. El mínimo asignado a una familia de un hijo es de 18 dólares.

La ministra dijo que este año fueron incorporadas otras 180.000 familias que viven en condiciones de pobreza extrema y que la meta del gobierno es alcanzar un total de 320.000 familias en esas condiciones en el programa.

Precisó que hasta el final de 2013 serán incluidas otras 480.000 familias para alcanzar un total de 800.000 nuevos beneficiarios del programa.

El programa Beca Familia beneficia a más de 13 millones de familias pobres y tiene un presupuesto anual de 8.760 millones de dólares.

La presidenta Dilma Rousseff lanzó en junio un programa dirigido a retirar a 16 millones de brasileños de la miseria extrema.