En su mejor arranque de temporada desde 1985, el campeón vigente Manchester United derrotó el domingo 3-1 a Chelsea y quedó como único líder de la liga Premier inglesa.

Wayne Rooney anotó un gol poco antes del descanso y luego falló un tiro penal en el triunfo del United, su 18vo seguido en su estadio Old Trafford. Chris Smalling y Nani marcaron los otros y el español Fernando Torres hizo el del Chelsea.

"Fue un partido fantástico y abierto, pero nos creamos problemas solos", dijo el entrenador del United, Alex Ferguson. "Entregamos la pelota en zonas de ataque y ellos contraatacaban constantemente".

Con puntaje ideal después de cinco fechas, los dirigidos por Ferguson se apoderaron en solitario de la punta tras el empate 2-2 del Manchester City en su visita a Fulham.

También el domingo, Emmanuel Adebayor anotó dos veces y Tottenham vapuleó de local 4-0 a un Liverpool que acabó con nueve hombres por dos expulsiones.

Sunderland despachó a Stoke con el mismo marcador para darle un poco de aire a su entrenador Steve Bruce.

En Old Trafford, Smalling abrió la cuenta a los ocho minutos y el portugués Nani aumentó a los 37 con una notable jugada individual en la que desairó a tres defensores antes de definir con un remate desde el borde del área.

Rooney metió el tercero a los 45 y comanda la tabla de goleadores con nueve conquistas, una más que el argentino Sergio Agüero del Manchester City, que hizo dos tantos el domingo.

Chelsea logró descontar apenas comenzado el segundo tiempo con el primer tanto de Torres en la temporada, pero el delantero español se perdió un gol cantado en la recta final al fallar un remate con el arco a su disposición.

"También Rooney se perdió un penal, que es prácticamente lo mismo", dijo el técnico del Chelsea, el portugués Andre Villas-Boas. "Las peores cosas les suceden a los mejores delanteros del mundo y hoy le pasó a ambos".

La victoria permitió al United igualar su récord de 18 triunfos consecutivos como local, vigente desde 1904-05.

El City desperdició una ventaja de dos goles y resignó sus primeros puntos.

Los goles de Agüero parecían encaminar al City a un fácil trámite en Craven Cottage.

A los 12 minutos, El "Kun" definió en un rincón tras un buen pase bombeado del español David Silva. A los 46, el bosnio Edin Dzeko bajó la pelota de cabeza para que el argentino rematara bajo desde afuera del área.

Fulham remontó con goles de Bobby Zamora (55) y Danny Murphy (75).

Zamora tuvo mucho espacio en el área para girar y rematar tras un pase del estadounidense Clint Dempsey. El de Murphy fue un tiro de 25 metros que se desvió en el capitán del City Vincent Kompany y confundió al arquero Joe Hart.

"No estoy enojado", dijo el entrenador del City Roberto Mancini. "Sólo estoy decepcionado porque permitimos dos goles estúpidos".

Luka Modric, el volante croata que el Chelsea intentó llevarse antes de la temporada, fue el motor del fulminante despliegue ofensivo del Tottenham al abrir la cuenta a los siete minutos en White Hart Lane.

Los problemas de Liverpool se acentuaron a los 28 cuando Charlie Adam fue expulsado tras una fuerte entrada sobre Scott Parker. A los 63, Martin Skrtel también vio la roja por doble amonestación, la segunda de ellas por una falta sobre Gareth Bale.

Tres minutos después, Jermain Defoe duplicó la ventaja del Tottenham.

El togolés Adebayor, en préstamo del Manchester City, anotó el tercero a los 68 y metió el cuarto en los descuentos.