Siemens informó el domingo que saldría del negocio de la energía nuclear para enfocarse en otras tecnologías.

El conglomerado industrial alemán confirmó las declaraciones hechas por su director ejecutivo Peter Loescher al semanario Der Spiegel, en las que dijo que su compañía proveería de componentes a las plantas nucleares que lo necesiten, pero que no invertiría más en el desarrollo de energía nuclear.

Los planes para una empresa conjunta con la firma nuclear rusa Rosatom serán cancelados.

El anuncio de Loescher se da meses después de que el gobierno de la canciller Angela Merkel decidió eliminar gradualmente la energía nuclear para el 2022, luego del desastre nuclear japonés derivado de un terremoto.

En el 2001, Siemens había decidido delegar la mayor parte de sus operaciones de energía nuclear a una empresa conjunta con un socio francés.

Loescher dijo al Spiegel en una entrevista publicada el domingo que la decisión era "en respuesta a la clara posición del público y el gobierno alemán".