Los opositores sirios advirtieron el domingo al presidente Bashar Assad que ponga fin a su violenta campaña de represión de seis meses o enfrentará más protestas sociales, mientras fuerzas de seguridad hicieron disparos de advertencia para dispersar una manifestación de estudiantes de secundaria que llamaban a la caída del régimen.

La reunión del domingo en Damasco congregó a más 200 figuras de la oposición, incluyendo al escritor Michel Kilo y a Hassan Abdul-Azim, quien encabeza el proscrito partido Unión Socialista Democrática Arabe. Fue notable además porque se realizó dentro de Siria, en lugar de en el extranjero, como la mayoría de las otras.

Una declaración dada a conocer tras la manifestación llamó al régimen de Assad a cesar inmediatamente sus "actos de represión" y pidió a los manifestantes a mantener pacífico el movimiento y no caer en la tentación de tomar las armas. Los opositores reiteraron además su posición de oponerse a una intervención internacional en Sitria, aunque algunos manifestantes en las calles han pedido ayuda extranjera.

El alzamiento sirio comenzó a mediados de marzo, en medio de una ola de protestas en el mundo árabe que han derrocado regímenes autocráticos en Túnez, Egipto y Libia. Assad ha respondido con una violenta batida que la ONU estima ha matado a unas 2.600 personas.

Siria tiene uno de los regímenes más represivos del Oriente Medio. Su gobierno es además un importante factor regional de poder, gracias en parte a su respaldo a grupos extremistas como Jezbolá en Líbano y el palestino Hamas y su alianza con Irán.

La oposición siria está formada por una serie de grupos de diversas ideologías, como seculares e islamistas y ha habido muchas reuniones de disidentes que dicen representar a la oposición, pero la mayoría de los encuentros han sido realizados en lugares seguros fuera del país.

La reunión del fin de semana fue organizada por un grupo establecido llamado Cambio Democrático Nacional.

Entre sus demandas, llamó al gobierno a replegar a los soldados a sus barracas, permitir manifestaciones pacíficas, enjuiciar a los responsables por la muerte de manifestantes y dejar en libertad a todos los prisioneros políticos.

"No se puede lograr una solución política si no cesa la solución militar", dijo la declaración.

___

Bassem Mroue tiene su cuenta en Twitter en http://twitter.com/bmroue