El primer ministro de Israel auguró el domingo que el intento de los palestinos por integrarse al concierto de Naciones Unidas fracasará debido a que soslayan las negociaciones con el estado judío, y afirmó que trabaja estrechamente con Washington para garantizar que la solicitud de los palestinos para convertirse en estado se marchitará en el Consejo de Seguridad.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, responsabilizó directamente del estancamiento de las negociaciones a los palestinos, quienes son escépticos de su compromiso para el logro de la paz y rehusan regresar a la mesa de diálogo si Israel no congela la construcción de asentamientos.

"La verdad es que Israel desea la paz y la verdad es que los palestinos hacen todo lo que pueden para torpedear las conversaciones de paz directas", manifestó Netanyahu ante su reunión semanal del gabinete.

"Los palestinos deben entender que a pesar de su actual intento por eludir de nuevo las negociaciones al acudir a Naciones Unidas, la paz se logra sólo mediante negociaciones directas", agregó. "Fracasará su intento por que se les acepte como miembros plenos de Naciones Unidas".

El presidente palestino, Mahmud Abbas, dijo el fin de semana que entregaría el viernes su propuesta para el ingreso de los palestinos como miembros plenos al jefe de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, durante la sesión de la Asamblea General en Nueva York.

Netanyahu dijo que había "cooperación estrecha" con Estados Unidos para garantizar que la propuesta de los palestinos sea rechazada en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la instancia poderosa que aprueba las solicitudes de ingreso.

Estados Unidos dijo que vetaría la solicitud palestina si gana el respaldo de nueve de los 15 integrantes del Consejo, lo cual Washington intenta que no ocurra.

Esto dejaría a los palestinos con la opción de buscar una categoría menor de estado observador no miembro en la Asamblea General, foro en el que se prevé, lograría, la mayoría simple necesaria de los presentes y con capacidad de voto.

Aunque esta situación constituiría una victoria simbólica importante, los palestinos esperan utilizar su condición mayor en la escena internacional para exigir a Israel concesiones en futuras negociaciones.

Netanyahu dijo que viajará a Nueva York con dos objetivos: bloquear el intento de los palestinos para convertirse en estado en el Consejo de Seguridad y exponer "nuestra verdad".

Poco antes de que Netanyahu hablara, un aliado cercano, el ministro del gabinete, Moshe Yaalón, dijo a la Radio del Ejército que "no tenemos un socio para hacer la paz". Se desconoce si Yaalon emitió esa opinión a título personal.