El Gobierno de Grecia anunció hoy, tras una reunión de urgencia del consejo de ministros, que acelerará las reformas para poder seguir recibiendo las ayudas internacionales para evitar la quiebra del país.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dijo que su país debe asumir lo que definió como "tres decisiones estratégicas": alcanzar los objetivos fiscales de 2011 y 2012, conseguir un superávit primario y avanzar en las reformas estructurales.

"Grecia asume su responsabilidad para cumplir con su palabra, pero los socios deben también cumplir con sus promesas y esto incluye a países grandes de Europa", aseveró el ministro en rueda de prensa en Atenas.