El director ejecutivo de UBS rechazó los pedidos de renunciar al cargo, mientras el gigante bancario suizo elevaba el domingo a 2.300 millones de dólares la pérdida que presuntamente le causó un corredor de inversiones deshonesto, un nuevo escándalo que afecta a la institución mientras trataba de restaurar su reputación deteriorada.

En sus primeras declaraciones desde que el UBS reveló el jueves sus pérdidas, Oswald Gruebel agregó al semanario suizo Der Sonntag que no piensa renunciar a causa del nuevo fiasco financiero ocurrido al banco, con oficinas centrales en Zurich.

UBS dijo el domingo que la pérdida que espera del incidente sea de 2.300 millones de dólares, arriba de la cifra de 2.000 millones que difundió inicialmente.

Algunos políticos y comentaristas suizos han pedido la salida de Gruebel debido a las pérdidas, las cuales posiblemente causarán números rojos de consideración a los resultados del tercer trimestre de UBS.

La destitución supondría una derrota para el alemán, que fue traído hace más de dos años para restablecer las arcas del banco tras una secuencia de traspiés que incluyeron pérdidas vastas en el mercado hipotecario de alto riesgo y un caso vergonzoso de evasión fiscal, ambas situaciones en Estados Unidos.

"Soy responsable de todo lo que suceda en el banco", dijo Gruebel en entrevista publicada el domingo. "Pero si me preguntan si me siento culpable, diría que no".

Se prevé que el UBS revele más detalles del fraude — que supuestamente cometió un sólo corredor durante tres años en Londres — antes de la apertura de los mercados del lunes. El corredor, Kweku Adoboli, de 31 años, permanece detenido después de que se le acusara el viernes de fraude y contabilidad falsa que se remonta a 2008.

Gruebel se había comprometido a erradicar las prácticas de operaciones riesgosas en el UBS cuando puso fin a su retiro a principios de 2009 a fin de asumir la dirección del mayor banco suizo.

El UBS acababa de tener las mayores pérdidas de su historia debido a errores que cometió la misma unidad de inversiones que ahora ha vuelto a ocupar los titulares de la prensa y tuvo que recibir un rescate financiero por 60.000 millones de dólares del gobierno suizo para mantenerse a flote.