La secretaria de Estado española de Cambio Climático, Teresa Ribera, abogó hoy por "ir más allá" de la estructura del Protocolo de Kioto, una vez que se negocie su segundo periodo de compromiso, para adaptarla "a la nueva realidad mundial".

Así lo indicó Ribera en una entrevista telefónica con Efe después de participar en Washington en el duodécimo Foro de las Grandes Economías para la Energía y el Clima, un marco creado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2009, y que se celebró en el Departamento de Estado.

España, al igual que Colombia, participa como invitado permanente en el foro, que reúne a 17 de las grandes economías del G-20, incluidas la Unión Europea (UE), México y Brasil.

"La estructura de Kioto ya no es suficiente a escala global, y es hora de cuestionarla en parte", dijo Ribera a Efe.

"Los mecanismos siguen siendo los mismos, pero el mundo se dividió en 1990 en dos bloques que ya no representan la realidad económica actual, y es necesario hacer evolucionar el marco jurídico", añadió la secretaria de Estado, que abogó por la incorporación de EEUU y las economías emergentes a ese compromiso.

Ribera, que aseguró que muchos de esos mecanismos jurídicos "ya existen" en el marco de la UE, destacó una propuesta en el foro por parte de la Comisión Europea, que invitó a "fortalecer la transparencia en la transmisión de información sobre emisiones".

La representante española consideró "muy constructivo" el énfasis que los asistentes al foro pusieron en la creación de un proceso que facilite llegar al objetivo de no superar los 2 grados centígrados, la temperatura límite a partir de la cual el cambio climático es irreversible e insostenible.

Además, los miembros debatieron sobre cómo encontrar una financiación a largo plazo que evite "descuidar la continuidad de los recursos financieros mas allá de 2012".

En general, existía un clima de confianza en que los recursos públicos conseguirán "incitar a los inversores privados a favorecer un modelo de desarrollo bajo en carbones", aseguró Ribera, que regresará el domingo a Madrid una vez cerrada su agenda en Washington.