El DJ francés David Guetta considera que la isla de Ibiza es su segundo hogar, el lugar donde ha sido capaz de hacer realidad su sueño profesional y que hace de la cultura "underground" una corriente predominante.

Así lo declaró Guetta (París, 1967) a la prensa en la capital francesa, donde este fin de semana estrenó el documental "Nothing but the beat", una cinta de 75 minutos que muestra momentos del trabajo del que está considerado el mejor DJ del momento.

"Ibiza es mi segundo hogar. Vivo en París en invierno y en Ibiza en verano", contó el artista en un hotel junto a la Avenida de los Campos Elíseos donde reunió a la prensa para dar a conocer un documental que se estrenará en 14 países en los próximos meses y que contará también con estreno por internet.

Dirigida por Huse Monfaradi -conocido por su trabajo en el canal MTV y como director de videoclips y anuncios- la cinta ilustra el ascenso de la música dance desde los estrados de lugares como "Les bains douches", discoteca parisina donde Guetta comenzó su carrera, hasta los grandes escenarios de Las Vegas.

"Me enamoré de la isla hace muchos años. Para mí era un sueño trabajar como DJ en Ibiza porque es la meca de esta música", explicó Guetta, sonriente y puro nervio durante su conversación en la capital francesa.

"Para un DJ, trabajar allí es una hazaña y, bueno, mi noche se convirtió en una de las mayores, si no en la mayor de la isla y es como un sueño hecho realidad", aseguró quien ha convertido en sello del lugar las sesiones de "F××× me I'm famous!", en una de las macrodiscotecas ibicencas.

"Esta película cuenta la historia de mi vida, desde cuando empecé en un pequeño cuarto hasta el estadio. También es la historia de esta música", dijo Guetta al referirse al documental, estrenado en la sala del Grand Rex, un histórico cine parisino con 2.800 localidades, buen ejemplo de la arquitectura cinematográfica de los años 30 del siglo XX.

El filme, que comparte nombre con el último disco del artista, muestra su trayectoria desde que la iniciara en bares underground hasta los grandes espacios en los que miles de devotos permiten comprobar por qué se ha ensalzado como líder de las listas de ventas y uno de los DJ más mediáticos del planeta.

El documental, un producto que muestra la colaboración del DJ con una multinacional de bebidas cuya marca aparece en la cinta obviamente sin pretextos, mezcla entrevistas con el propio Guetta y su entorno más cercano, testimonios de músicos con los que ha trabajado e imágenes con la cara más humana del "dios de la música" de baile en los últimos años.

El productor, Umut Ozaydinli, explicó que las imágenes se rodaron en "los centros de la música electrónica más importantes en las más de diez ciudades" donde tiene localizaciones.

La cinta sigue el trabajo desempeñado por este productor y pinchadiscos en el nacimiento del género fusión de house con pop, hip-hop y R&B, y da cuenta de la ascensión meteórica de este ganador de dos Grammys.

Los responsables de esta incursión filmada en su vida consideran que "ha liberado a la música electrónica de los confines del underground y ha elevado la música dance a otro nivel", uniendo fuerzas con algunos de los nombres más importantes del momento, como Rihanna o Will.i.am.

Con cinco discos, más de tres millones de álbumes y 20 millones de singles vendidos, unos 16 millones de fans en la red social Facebook y actuaciones en más de 200 espectáculos, el DJ francés protagoniza ya, sin documental, un triunfo mundial del que es prueba el megaéxito "I gotta feeling" de los Black Eyed Peas.

Por Javier Alonso