El jefe de la oficina en Colombia del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Christophe Beney, dijo el domingo estar convencido de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y los grupos guerrilleros quieren la paz para el país.

"Después de tres años y medio de haber seguido la situación en Colombia y conociendo el país estoy convencido de que tanto el gobierno como las guerrillas quieren la paz", aseguró Beney en una entrevista publicada por el diario bogotano El Tiempo.

"El desafío es cómo asegurarse de que estas dos convicciones se puedan juntar", advirtió el funcionario suizo que la próxima semana dejará la misión en Colombia. Será reemplazado por el español Jordi Raich.

En concepto de Beney, "el famoso desarme de la palabra y la manera como se habla en este gobierno me hacen creer que se está creando un entorno favorable hacia la opinión pública para que esta última entienda que muy probablemente la paz se logrará en este país por vía de discusiones y no a punta de fusiles".

Incluso Beney, de 46 años, observó que la paz no se consigue con la rendición de alguno de los actores del conflicto armado.

"Sigo teniendo la convicción de que la paz se logra a través de un diálogo y no de la rendición. Todos los miembros de la guerrilla con quienes hablamos dicen que quieren la paz, no es ninguna novedad", enfatizó.

Agregó que los mecanismos para llegar a la paz "son el desafío principal y se lograrán no a través de una rendición, pero sí a través de mecanismos de discusión que obviamente tienen que definirse entre el gobierno y los miembros de las guerrillas".

Beney advirtió, sin embargo, que "pueden darse acuerdos de paz con la guerrilla pero eso no quiere decir que la violencia (en Colombia) acabe".

También destacó que en el gobierno del presidente Santos "hay un cambio de tono" hacia los grupos al margen de la ley y elogió el que, a diferencia de que lo sucedía en el gobierno del ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), "hubo el reconocimiento político del conflicto armado, aclarando que para nosotros era obvio que había un conflicto armado en Colombia".

Las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) nacieron en el país a mediados de la década de 1960.

Las FARC son el grupo insurgente más grande y se calcula que tienen al menos 8.000 integrantes. El ELN posee unos 3.000 miembros.

Los intentos de negociaciones de paz desde finales de la década de 1980, tanto con el ELN como con las FARC, han naufragado en medio de divergencias de las partes y acciones armadas.