El delantero uruguayo Edson Roberto Cavani, con sus tres goles, llevó a la victoria casera y al liderato al Nápoles en partido con el Milan (3-1), que se adelantó en el marcador, en el cierre de la tercera jornada de la Primera división italiana de fútbol.

Cavani, que en su primera temporada con el Nápoles había logrado 33 tantos en liga, lo que le dio la segunda posición en la clasificación de los máximos goleadores del campeonato, no pudo empezar mejor en la presente al lograr un triplete y, curiosamente, sin ser ninguno de ellos de remate de cabeza, su gran especialidad.

Además, su acierto en el remate sacó de apuros a un Nápoles que padeció en los primeros minutos ante un Milan más entonado que había logrado adelantarse con un tanto de su centrocampista Aquilani (m.12).

Pero, apenas tres minutos después del tanto milanista, apareció Cavani y, tras recoger un rechace, puso el 1-1 en el marcador. La igualada trajo también consigo el despertar de un Nápoles que ya controló al rival y que llegó al descanso en ventaja, tras el segundo tanto de su estrella uruguaya (m.36), que resolvió de remate cruzado una buena jugada de su compatriota Walter Alejandro Gargano.

Apenas iniciada la segunda parte, y de nuevo tras recoger un rechace, Cavani puso el 3-1 (m.51) y dejó prácticamente sentenciado a un Milan que no tuvo capacidad de reacción y que incluso pudo encajar una mayor derrota.

Con su victoria, el Nápoles se ubica en la primera plaza liguera, empatado a puntos con Juventus Turín, Udinese y Cagliari, pero con mejor diferencia por goles anotados.