El ejército colombiano ha localizado y destruido en lo que va de año 1.961 minas antipersonal sembradas por la guerrilla de las FARC en el Putumayo, departamento selvático de la frontera sur con Ecuador y Perú, informaron hoy las autoridades castrenses regionales.

El número de minas muestra que la ofensiva castrense contra los rebeldes los ha llevado a la siembra indiscriminada de artefactos para detener el avance de las tropas, afirmó el responsable militar de la región, el general José Guillermo Delvasto,

"Este enemigo difícil de combatir (...) no duerme, no se mueve, no pierde vigencia, tampoco tiene fecha de vencimiento y no requiere del cuidado de guerrilleros y cabecillas para que actúe", expresó el oficial en un informe divulgado por el servicio de prensa del Ejército Nacional.

Las minas, agregó Delvasto, son abandonadas "a la deriva" para retardar el avance de las tropas y permitir que los terroristas de las FARC escapen de los cercos dispuestos por el Ejército.

El oficial, que dirige la Brigada 27 desde Mocoa, la capital del Putumayo, dijo que las tropas de su unidad también han decomisado en el transcurso del año en la región 3.882 kilos de explosivos.

Es una cantidad con la que se pudieron "haber preparado y sembrado más de 10.000 artefactos explosivos", advirtió Delvasto.

El jefe militar dijo que el Putumayo es importante para las FARC por sus condiciones de selva, que les brindan refugio a los rebeldes y les facilitan la producción de droga.

En la región actúa el frente 48 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).