Los certámenes de belleza ya no son el centro de atención en Atlantic City. Ahora lo que vende son las camareras en medias, los clubes de "striptease" y la próxima atracción: "Circo al desnudo".

Tres casinos cuentan ya con bares de playa con camareras en bikini. Otros tienen clubes para "swingers" y uno está promocionando una noche a la semana en que sólo entrarán las mujeres con tacón alto. Hasta el famoso "strip club" neoyorquino Scores está pensando en abrir una sucursal en Atlantic City.

Se trata de una campaña publicitaria para atraer a más turistas y ganarle a la competencia de los casinos de estados vecinos, para promocionarse como un destino turístico sensual y atrevido, a fin de atraer a visitantes más jóvenes y acaudalados.

Desde que los juegos de azar comenzaron a operar en Atlantic City en 1978, la ciudad ha estado debatiéndose entre promocionarse como un destino para toda la familia, o como una guarida de hedonismo y sensualidad. La segunda opción es la que parece estar ganando terreno.

"En este sector lo importante es ofrecer al cliente algo placentero, emocionante y divertido y una de las cosas más placenteras, emocionantes y divertidas para la mayoría de la gente es el sexo", dice Dennis Gomes, copropietario de Resorts Hotel Casino.

Su lugar está rayando el límite de lo tolerable en Atlantic City, que a pesar de su reputación viciosa ha sido tímida al momento de usar el erotismo para promocionarse. Dos mujeres ya han demandado Resorts Hotel Casino, afirmando que fueron despedidas por no ser lo suficiente "sexy".

El hotel también causó controversia cuando colocó una valla publicitaria exhibiendo el trasero desnudo de una mujer para hacerle publicidad a uno de sus espectáculos. El casino dijo que este año presentaría un "Circo al desnudo" en un estacionamiento.

Tanto el Tropicana Casino and Resort, el Trump Plaza Hotel and Casino, y el Borgata Hotel Casino & Spa tienen camareras con uniformes diminutos y reveladores. El Bally's Atlantic City tiene bailarinas en disfraces picantes.

Ciertamnte Atlantic City está tratando de emular a Las Vegas, la meca indiscutida de los casinos y espectáculos eróticos. El Diving Horse, un club nocturno para caballeros, fue inaugurado el mes pasado y es una imitación de los locales que prevalecen en Las Vegas.

"El Diving Horse es del estilo de Las Vegas, un estilo que queremos traer al noreste", dijo la portavoz Shannon Niland. "Ese tipo de entretenimiento existe en Las Vegas por una razón muy simple: el sexo vende".

Atlantic City ha estado caminando la cuerda floja, tratando de venderse como un destino de atractivos físicos y sexuales sin ahuyentar a la clientela más conservadora.

Su eslogan publicitario es "Always Turned On", un juego de palabras en inglés que puede traducirse como "Siempre encendido" o "Siempre excitado", un lema que no llega a ser tan atrevido como el de Las Vegas: "What Happens In Vegas Stays In Vegas" ("Lo que ocurre en Las Vegas se queda en Las Vegas").

"Siempre hemos tratado de promover a Atlantic City como un destino sensual y ahora simplemente estamos tratando de intensificar eso", dice Jeff Vasser, director ejecutivo de la Oficina de Turismo y Convenciones. "Pero hay que tener cierto equilibrio, pues al fin y al cabo somos una comunidad que existía mucho antes del establecimiento de los casinos y no podríamos ganarnos la fama que tiene Las Vegas".

Marc Meltzer, administrador de una agencia de mercadeo y de varios sitios de internet de viajes, dice que le agrada que Atlantic City está cambiando de estrategia de promoción. Antes de mudarse a Las Vegas en noviembre, Meltzer, de 37 años, iba a Atlantic City cada seis semanas, donde disfrutaba viendo a las camareras con trajecitos apretados.

"Las chicas eran sensacionales", comentó. "Eso es lo que le gusta a un tipo de 20 ó 30 años. Si hay dos lugares y en uno hay chicas bonitas, él preferirá ir al sitio con las chicas bonitas. Me gustan los juegos de dados y las chicas bonitas, es una buena combinación".

Pero no todo el mundo coincide.

"Siempre que vemos a las mujeres como objeto, como parte de la decoración de un lugar, como un mueble o un adorno, ponemos a las mujeres en riesgo de conductas como violación, violencia doméstica y abuso sexual", dice Erin O'Hanlon, funcionaria del Women's Center, una organización de defensa de los derechos femeninos ubicada justo fuera de Atlantic City.

"Esas mujeres son madres, esposas, primas, hermanas, hijas. Algunas están tratando de mantener a sus familias y esto envía el mensaje de ellas son como objetos sexuales", agregó.

Joseph Monek, un jubilado de 74 años de edad oriundo de Bethlehem, Pensilvania, dice que la publicidad sensual no es lo que necesita Atlantic City. "Lo que tienen que hacer es remodelar la playa y el malecón y la gente vendrá", afirmó.

Al anunciar un plan para resucitar las fortunas económicas de Atlantic City, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie dijo que el local debía ser más orientado hacia las familias, con parques de diversión y atracciones turísticas que complementen la presencia de los casinos.

El famoso parque de diversiones "Steel Pier" tiene atracciones, juegos y una cancha de minigolf. En el malecón hay un salón de máquinas de juegos y un acuario. Pero lo cierto es que hay menos cosas para niños que para adultos.

Las normas para casinos en Nueva Jersey prohiben la desnudez o los actos sexuales reales o simulados dentro de las instalaciones. Para poder cumplir con esas normas el "strip club" Scores tendría que obligar a sus bailarinas a taparse las partes íntimas, a diferencia de sus contrapartes en Nueva York, a fin de que se les otorgue la licencia para abrir una sucursal en el Trump Taj Mahal Casino Resort.

También el "Circo al desnudo" del Resorts Hotel Casino tendría que obligar a sus presentadoras a taparse las partes privadas, aunque sólo se le permitirá la entrada al establecimiento a personas mayores de 21 años.

___

Wayne Parry tiene su cuenta de Twitter en http://twitter.com/WayneParryAC